Me lo pido… ideas para regalar a nuestros hijos

Como bien sabemos toda Navidad llega cargada de ilusiones para los más
pequeños de la casa. Gracias a ellos por su capacidad de asombro son capaces de
contagiarnos su alegría y ayudarnos como padres a adentrarnos en el misterio de
la Navidad. Por eso mismo tiene tanta importancia como los padres eduquen a sus
hijos entorno al significado de los regalos y que valores vienen asociados a
ellos.

Por ese motivo os dejamos algunas ideas para regalar esta Navidad. Para ello es importante:

Intentar hacer regalos que puedan ser menos materiales, que supongan el poder pasar un tiempo con ellos, a modo de alguna invitación, ir a ver un partido de futbol
juntos o ir a algún espectáculo infantil. Esto nos ayudará a ser creativos y
poner un mayor esfuerzo. Y no caer siempre en los mismos regalos materiales.

Si tenemos que hacer algún reglado material, que no sea muy costoso. Que quizás sea mejor dos cosas que no una y se puedan dar cierto uso a largo plazo, y a su vez que pueda compartirlo con otros amigos, o hermanos.

Si hacemos regalos materiales necesitan ser juegos que favorezcan su actividad física y permita el contacto con la naturaleza como por ejemplo: una bicicleta ounos patines, etc.

No regalarles siempre lo que esperan o han pedido porque a veces hacemos nuestros hijos muy exigentes y nosotros como padres nos desvivimos por ir de tienda en tienda en su búsqueda. Recordemos que no es lo importante el regalo sino como lo valoremos y ayudemos a nuestros hijos a tal fin.

Envíanos tus comentarios a: mcarmengr@psicovinculos.es

El Día del padre: ideas para celebrarlo

¿Qué es lo que más le gusta a papá? Que le digas que le quieres todos los días, sentirse alguien muy especial para ti y ver que valores su trabajo y esfuerzo a diario. Por eso, en su día le harás aún más feliz si reúnes todas las demostraciones de cariño y le haces un pequeño homenaje.
Para hacerle ver que es una persona valiosa y fundamental para la familia, recuérdale lo mucho que le quieres y prepárale un día inolvidable con mucha imaginación y teniendo en cuenta sus gustos.

Empezar a vivir el Día del padre con buen desayuno que le saque de la rutina, hará las delicias de tu papá. Un desayuno en familia es un momento de integración, que le sacará de la rutina. Después, felicítale. Es el momento de entregarle su regalo. Cualquier cosa servirá, pero si está hecha con amor, esfuerzo y dedicación darás en el clavo. Los dibujos, las tarjetas de felicitación, los collages de fotografías, las poesías, los últimos vídeos familiares o las manualidades hechas por vosotros le llegarán al corazón. Después, una actividad compartida, una comida deliciosa, una película por la tarde y un cuento antes de dormir pueden completar un día perfecto.

Conseguir que tu papá se sienta el mejor padre del mundo es objetivo ese día. Los niños tienen la oportunidad de hacer gala de su generosidad, simpatía y cariño hacia un papá que lo es todo para ellos. Y los padres no deben dejar pasar esta excelente oportunidad para devolverles este regalo, compartiendo y trasmitiéndoles lo que significa ser padre. ¿Cómo? Tan sólo dedicando este día por completo a los niños, olvidándose de las preocupaciones y tareas diarias.

Es un buen día para crear vivencias que tanto niños como padres recordarán con el tiempo. Los padres son “lo más” para sus hijos y gracias a su papel cada vez más activo y participativo con los niños, pueden hacer más cosas con ellos, pasar más tiempo juntos y crear familias más unidas. Los niños se fijan mucho en los mayores e imitan a los mayores, así que muy probablemente esta experiencia sea enriquecedora para vuestra relación.

Aprovecha este gran momento para contar a tus hijos una historia entrañable, que siempre recordarán y en la que ellos eran los protagonistas. Recuérdales el día en que nacieron, cómo te enteraste de que ibas a ser papá, cómo te sentiste cuando le cogiste por primera vez en brazos y lo feliz que te hizo su llegada a casa, qué pasó el primer día que tocaron la nieve o fueron a la playa. Los niños adoran escuchar historias y cuando son el eje de la narración se sienten queridos y aceptados.

Mantén los lazos de amistad y complicidad contándoles un secreto de cuando eras pequeño como ellos. Ameniza la charla con anécdotas, historias, secretos o sueños que puedas compartir y contarles de cuándo eras pequeño. Seguro que les encanta escuchar estas cosas de su padre y saber qué sentía o pensaba cuando era pequeño como él.

fuente:guiainfantil.com

Kahlil Gibran sobre los Hijos

La Epifanía del Señor y los Reyes Magos

“La lección de los Magos es válida siempre. Nos enseñan alteza de miras para ver la estrella, intrepidez para seguirla y constancia para llegar hasta el fin.”*Encuentra.comEl 6 de enero se celebra la Epifanía en el mundo cristiano. En esta fecha conmemoramos la adoración al Niño Dios por parte de tres reyes sabios que llegaron a Belén desde el Oriente para ofrecerle al Niño tres obsequios simbólicos: incienso, mirra y oro.¿Qué es la Epifanía?Epifanía significa “manifestación”. Es la fiesta en la que Jesús toma una presencia humana en la tierra, y por tanto, es posterior a la Navidad. Tanto la Navidad como la Epifanía celebran, desde diferentes perspectivas, el misterio de la encarnación, la venida y manifestación de Cristo al mundo. Es un día de alegría, en el que salimos al encuentro con Jesús y le rendimos nuestra adoración como lo hicieron los Reyes Magos.Aunque existen varias manifestaciones en la historia cristina, la Iglesia celebra como epifanías tres eventos: La Epifanía del Señor ante los Reyes Magos (Mt 2, 1-12); Su Epifanía a San Juan Bautista en el Jordán; Su Epifanía a sus discípulos y el milagro en Caná. No obstante, la primera manifestación del Hijo de Dios hecho Hombre al mundo pagano, fue aquella que tuvo lugar con la adoración de los Reyes Magos y por ello es la celebración magna, la cual proclama la misión salvadora de Cristo.El origen de la fiestaEl inicio de esta festividad se remonta a tiempos antiguos, donde en Egipto y Arabia, durante la noche del 5 al 6 de enero se recordaba el nacimiento del dios Aion. Creían que él se manifestaba especialmente al renacer el sol, en el solsticio de invierno que coincidía con dicha fecha. Tiempo después, la fiesta de la Epifanía sustituyó a los cultos paganos de Oriente relacionados con el solsticio de invierno, celebrando ese día la manifestación de Jesús como Hijo de Dios a los sabios que vinieron de Oriente a adorarlo. La tradición pasó a Occidente a mediados del siglo IV, a través de lo que hoy se conoce como territorio francés. Día de Reyes, una tradición en augeSegún cuenta la tradición, los Reyes Magos (como se llamaba en el primer siglo a los astrónomos) eran hombres poderosos y sabios, provenientes de naciones al oriente del Mediterráneo, y quienes llegaron buscando al nuevo rey que habría de nacer, guiados por un estrella que presagiaba su llegada. La tradición los describe como tres reyes bondadosos: Melchor: su regalo para el niño Jesús fue oro, representando su naturaleza real. Gaspar: su regalo fue el incienso, que representa la naturaleza divina de Jesús. Baltasar: su regalo a Jesús fue mirra, que representa su sufrimiento y muerte futura. Según la Enciclopedia Británica, los nombres de estos tres sabios se mencionaron por primera vez en el siglo VIII en la crónica “Excerpta latina barbari”; ellos eran Bithisarea, Melichior y Gathaspa. Sin embargo, con el tiempo los nombres se occidentalizaron y se convirtieron en Baltazar, a quien la tradición posterior identificó como rey de Arabia; Melchor, convertido en rey de Persia, y Gaspar, que pasó a ser rey de la India.Costumbres en las diversas culturasEn algunos países latinoamericanos y en España el Día de Reyes es una gran ocasión de regocijo que se manifiesta dando obsequios a los niños para conmemorar la generosidad de estos magos al adorar al Niño Jesús y revivir la fantasía que encierra este acontecimiento que sucedió hace más de 2000 años. En muchos lugares los niños acostumbran hacer cartas a los Reyes Magos donde les expresan lo bien que se han portado durante el año, y piden los obsequios que quieren recibir el día de Reyes. La costumbre es poner la carta junto a uno de sus zapatos, ya sea debajo del árbol de Navidad o a un lado del pesebre.Otros niños atan la carta con un cordón a un globo y la lanzan al “cielo” para que le llegue a los Reyes Magos. Es en la mañana del 6 de enero cuando los chicos descubren cuáles son los regalos que los Reyes Magos les dejaron en el árbol de Navidad o junto al pesebre.En otras ciudades se acostumbra hacer un desfile de Reyes, con carros y comparsas coloridas especialmente para los niños. Es un día de música, payasos, gente disfrazada y por supuesto los Tres Reyes Magos, quienes van regalando obsequios o dulces a los niños. Las enseñanzas de los Reyes MagosPodemos aprovechar esta fiesta de la Iglesia para reflexionar y vivir las enseñanzas que nos da este pasaje evangélico:Los magos representan a todos aquellos que buscan, sin cansarse, la luz de Dios, siguen sus señales y, cuando encuentran a Jesucristo, luz de los hombres, le ofrecen con alegría todo lo que tienen. La estrella anunció la venida de Jesús a todos los pueblos. Hoy en día, el Evangelio es lo que anuncia a todos los pueblos el mensaje de Jesús. Los Reyes Magos no eran judíos como José y María. Venían de otras tierras lejanas (de Oriente: Persia y Babilonia), siguiendo a la estrella que les llevaría a encontrar al Salvador del Mundo. Representan a todos los pueblos de la tierra que desde el paganismo han llegado al conocimiento del Evangelio. Los Reyes Magos dejaron su patria, casa, comodidades, familia, para adorar al Niño Dios. Perseveraron a pesar de las dificultades que se les presentaron. Era un camino largo, difícil, incómodo, cansado. El seguir a Dios implica sacrificio, pero cuando se trata de Dios cualquier esfuerzo y trabajo vale la pena. Los Reyes Magos tuvieron fe en Dios. Creyeron aunque no veían, aunque no entendían. Quizá ellos pensaban encontrar a Dios en un palacio, lleno de riquezas y no fue así, sino que lo encontraron en un pesebre y así lo adoraron y le entregaron sus regalos. Nos enseñan la importancia de estar siempre pendientes de los signos de Dios para reconocerlos. Fuentes: aciprensa.com, encuentra.com, churchforum.org, catholic.net, sanmiguelguide.com, yucatan.com.mx