Catecismo de la iglesia Católica. Sexto mandamiento IV