“¿CÓMO APLICAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL A MIS HIJOS (ESTUDIOS, COMPORTAMIENTOS)?”

 

1. ¿Qué es la Inteligencia Emocional?

DESCUBRIENDO UNA NUEVA DIMENSIÓN EN LAS RELACIONES

La Inteligencia Emocional, un término difundido mundialmente por el periodista y escritor Daniel Goleman, es la capacidad de:

1) Sentir

2) Entender

3) Controlar y

4) Modificar

estados anímicos

a) Propios y

b) Ajenos.

Las habilidades prácticas que se desprenden de la Inteligencia Emocional son cinco, y pueden ser clasificadas en dos áreas:

1) INTELIGENCIA INTRAPERSONAL (internas, de autoconocimiento)

2) INTELIGENCIA INTERPERSONAL (externas, de relación)

Al primer grupo pertenecen tres habilidades:

a) La autoconciencia (capacidad de saber qué está pasando en nuestro cuerpo y qué estamos sintiendo)

b) El control emocional (regular la manifestación de una emoción y/o modificar un estado anímico y su exteriorización).

c) La capacidad de motivarse y motivar a los demás.

Al segundo grupo pertenecen dos habilidades:

a) La empatía (entender qué están sintiendo otras personas, ver cuestiones y situaciones desde su perspectiva), y

b) Las habilidades sociales (habilidades que rodean la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal, y que pueden ser usadas para persuadir y dirigir, negociar y resolver disputas, para la cooperación y el trabajo en equipo).

2. ¿Cuáles son los factores que intervienen en el aprendizaje?

PARA AYUDAR TENEMOS QUE SABER

En el aprendizaje intervienen diversos factores, y ninguno de ellos garantiza, por sí solo, unos resultados favorables en los estudios.

Estos factores son:

a) Académico: (asistencia suficiente a clase, atención en ella, lectura de los materiales, técnicas de estudio, etc.).

b) Referencial (la relación con la familia, los profesores, los compañeros de clase y las amistades).

c) Emocional (interés, motivación, estados anímicos, estímulos, deseos y metas personales, etc.).

d) Ambiental (la casa, el colegio, los sitios que se frecuentan, etc.).

Los padres podemos ejercer influencia -positiva, nula o negativa- en cada uno de los ámbitos en los que se produce el proceso educativo.

En especial, tomando cada uno de los aspectos principales -en relación con nuestro rol- de cada ámbito:

• En el académico, verificando que nuestros hijos apliquen técnicas de estudio eficaces.

• En el referencial, manteniendo la armonía en las relaciones familiares, ya que la familia es la principal fuente de estímulos para un estudiante.

• En el emocional, ayudando en todo lo posible a mantener el equilibrio emocional de nuestros hijos, y proveyéndoles de todas las fuentes de motivación que estén a nuestro alcance.

• En el ambiental, garantizando un clima favorable, en nuestra casa, para crear las mejores condiciones posibles para el estudio individual o en grupo.

3. ¿De qué manera podemos utilizar la Inteligencia Emocional para ayudar a estudiar a nuestros hijos ?

PONIENDO LAS EMOCIONES A FAVOR

Como vimos en el ítem anterior, entre los distintos factores que intervienen en los estudios y el aprendizaje, se encuentra el factor emocional, que puede obrar a favor del proceso educativo (equilibrio emocional) o en contra (desequilibrio emocional).

Como lo muestran las investigaciones científicas más recientes, aproximadamente un 50% de nuestros rasgos emocionales personales nos vienen de herencia genética, y el otro 50% proviene de nuestra crianza y de nuestras experiencias más tempranas de la infancia.

Con este conocimiento, y aceptando las naturales e inmodificables tendencias temperamentales que poseen nuestros hijos, podemos ayudarlos en cada una de las áreas de la Inteligencia Emocional:

1) En el autoconocimiento, detectando señales de ansiedad, nerviosismo o miedo, y previniendo problemas de relación (dentro y fuera de la familia) que pueden obstaculizar una determinada etapa de estudio.

2) En el control emocional, aprendiendo estrategias psico-físicas que permitan neutralizar los estados de ansiedad, los estallidos temperamentales o los estado de perturbaciones afectivas.

3) En la motivación, requisito fundamental del verdadero aprendizaje, aprendiendo a neutralizar y/o superar los estados de abulia, y la displicencia o la ausencia de interés y motivación en una materia.

4) En la empatía, aprendiendo a percibir y comprender los sentimientos y emociones de familiares, amigos y compañeros de estudio.

5) En las habilidades sociales, aprendiendo a establecer buenas relaciones con los profesores y los compañeros de escuela.

4. ¿Cómo influyen las expectativas de los padres y profesores en el rendimiento académico?

‘ESPERA LO MEJOR, Y LO OBTENDRÁS…’

Más que cualquier respuesta teórica, conviene que se entere usted de dos experimentos sumamente reveladores acerca de las expectativas y sobre cómo éstas influyen en el rendimiento académico.

El pedagogo Ellis Page realizó un interesante estudio sobre el afecto. Dividió a su clase en tres grupos: A, B y C. A cada monografía que le presentaba el grupo A, le ponía sólo una calificación.

Al grupo B, Page le ponía la calificación y una palabra, por ejemplo: ‘bueno’, ‘excelente’, ‘buen trabajo’.

A los del grupo C le escribía unas líneas alusivas al texto: ‘Querido Johnny: Tienes una sintaxis espantosa, una gramática atroz, una ortografía espeluznante. Y tu puntuación es como la de Jaimito.¿Pero sabes una cosa ? Anoche, cuando estaba sentado en la cama conversando con mi mujer, le dije: “Ana, este muchacho ha expresado unas ideas bellísimas en esta monografía. Voy a tratar de ayudarlo a desarrollarlas”. Con afecto, tu profesor’. Y si alguien escribía algo muy bueno, le ponía: ‘Gracias. Tus ideas me resultan alucinantes, excelentes. Sigue así. Tengo muchas ganas de saber qué vas a decir luego’. Después, realizó una estadística.

El grupo A permaneció igual. El B no mejoró demasiado, pero en cambio el C creció y se desarrolló.

Otro experimento: un grupo de la Universidad de Harvard se presentó ante un grupo de profesores y le anticipa: ‘Ahora vamos a entrar en su clase y les daremos a los alumnos el Test de Harvard de los Esfuerzos Intelectuales. Con esta prueba determinaremos quiénes crecerán intelectualmente durante el año. Los seleccionaremos. Jamás fallan. Piensen qué gran ayuda será’.

Al terminar de recogerlas las arrojaron al cesto de los papeles furtivamente. Luego eligieron cinco nombres al azar, del listado, y le dijeron a la maestra: ‘Estos chicos van a adelantar notablemente este semestre: Juanita Rodríguez…’

‘Juanita Rodríguez no podía adelantar ni aunque se le propusiera’, los contradijo la maestra.

‘No importa. El Test de Harvard de los Esfuerzos Intelectuales jamás falla’, repusieron los personajes.

¿Y sabe qué sucedió? Todos los nombres que ellos seleccionaron mejoraron increíblemente, lo que demuestra que, la mayoría de las veces, uno obtiene lo que espera conseguir.

¡Este es el poder de la expectativa!

5. ¿De qué manera, desde las relaciones familiares, podemos ayudar a estudiar a nuestros hijos?

ESTÍMULO Y APOYO DESDE LOS VÍNCULOS MÁS ÍNTIMOS

La familia es, sin ninguna duda, la principal fuente de estímulos que tiene un joven para desarrollar exitosamente sus estudios.

Además, la vida familiar es el entorno que más influye para acompañar, con equilibrio emocional y seguridad afectiva, ese desarrollo académico.

Una forma fundamental de ayudar a nuestros hijos es involucrándonos, como padres, en todo lo que sea positivo para crear mejores condiciones de estudio. Algunas de los principios desde los que podemos actuar son éstos:

1. Un ambiente adecuado predispone al trabajo intelectual (el ambiente que nos rodea influye en además en el comportamiento).

1.1. También se aprende por imitación y se estimula con el ejemplo. El ambiente en casa es como nosotros queramos hacerlo. Algunas preguntas que conviene plantearnos:

• ¿Somos selectivos con la televisión?

• ¿Dedicamos parte de nuestro tiempo libre a leer?

• ¿Comentamos asuntos importantes, noticias de interés, proyectos familiares… con nuestros hijos?

2. La casa no debe convertirse en una segunda escuela, pero debe coordinarse con ella.

2.1. Hay que procurar autonomía en el estudio. Los padres deben ofrecer colaboración, orientar ante las dudas, pero nunca suplantar el trabajo del estudiante.

2.2. Demostrar que lo que ocurre en la escuela importa en casa.

• No recriminar solo lo negativo, hay que valorar sobre todo lo positivo.

• Afrontar los conflictos con serenidad.

• Huir de las descalificaciones personales. Si hay algún problema, abordarlo como un reto a superar.

• Mantener una actitud adecuada ante las notas. No considerarlas como un juicio personal. El alumno, además de estudiante, es una persona con muchas facetas a considerar.

6. ¿Cómo puedo mejorar la comunicación con mi hijo?

¿GERENTES O CONSULTORES?

La comunicación es una parte muy importante de cualquier relación que pretenda ser buena. Esto es especialmente válido para la relación de padres e hijos.

Después de haber pasado por otras etapas difíciles, los padres descubren que en el período de la adolescencia la comunicación tampoco suele ser fácil.

Una razón de esto quizá sea porque los padres se ven a menudo como “gerentes” de sus hijos. Por mucho tiempo, están constantemente organizando sus vidas: preparando en hora sus almuerzos, corriendo con ellos al colegio o a la práctica de fútbol, logrando que se bañen cuando es oportuno y asegurándose, al final del día, que estén en la cama en el horario conveniente.

Esta “gerencia”, en su medida y realizada con inteligencia, está bien durante la niñez, pero en cuanto se desliza hacia el período de la adolescencia comienza a causar problemas.

Es aquí donde los padres descubren que, en lugar de ser “gerentes” de la vida de sus hijos, necesitan ser “consultores”. Los padres-consultores, a diferencia de los padres-gerentes, se enfocan en ayudar a sus hijos adolescentes para que desarrollen la autonomía, acompañándolos en su proceso de maduración, no pretendiendo manejar sus vidas.

Abandonando el papel de “gerente”, los padres están dándoles una oportunidad a sus adolescentes para que sean más libres… y responsables.

Ejerciendo el rol de padre-consultor se tiene la ventaja de evitar los dos errores más comunes que se cometen en esta etapa: seguir tratando a los hijos adolescentes como a los niños que fueron (rol de sobreprotección o ‘gerencia’), o tratarlos como si fueran adultos (negligencia paterna o abandono).

Estos son algunos principios interesante para los Padres de Adolescentes:

1. Resístase a dar consejos, incluso cuando su adolescente se los pide. El adolescente busca su consejo porque ellos han perdido momentáneamente la confianza en sí mismos/as. Es frecuente oír a los padres referir esta experiencia: “Cuanto menos consejos le ofrezco más habla ‘el/ella conmigo.”

2. Eluda las charlas excesivamente francas. Comunique sutil e indirectamente.

3. Admita el alejamiento (distancia). El desarrollo de la identidad personal durante la adolescencia incluye la distancia física, pero lo grave es entender la independencia como la desconexión con la familia.

4. Permita que su hijo se cobije en su hogar. Ellos se confortan con el hecho de que en su casa se sienten seguros para dar salida a las frustraciones, y un lugar para ordenar sus pensamientos y sentidos, dando sentido a sus cambios vitales.

5. Espere inconsistencia, y trátela con toda la paciencia y la comprensión de que disponga. Su adolescente es un caldero de cambios emocionales, físicos y hormonales, y se esfuerza entre la vida de la niñez perdida y la adultez que apenas está surgiendo.

Un adolescente no busca alguien que le diga qué hacer, y se sentirá mucho más abierto para ir hacia sus padres, espontáneamente, cuando descubra que tiene en ellos consultores que saben escuchar y comprender… porque lo quieren.

7. ¿Qué hacer para despertar el interés y la motivación en los estudios?

EL INTERÉS CONDUCE AL BUEN APRENDIZAJE

El interés y la motivación no puede fabricarse a voluntad, ni en uno mismo ni en los demás.

Lo que sí puede hacerse es, cuando se produce un descenso de la motivación y el interés espontáneos, cambiar el enfoque, reuniendo o recuperando energía psicológica y emocional, al replantear la motivación no en términos de forzamiento, sino de objetivos intermedios o finales. Así, el tema o materia determinada que definitivamente no motiva, puede ser dominado poniendo la mente en la utilidad, sentido o relación que tiene ese tema o materia, a saber:

1. Como base para otros conocimientos

2. Para desarrollar la mente

3. Para descubrir la vocación

4. Para colaborar con las metas de la familia y de la sociedad en que se vive

5. Para imitar los modelos que se admiran

6. Para satisfacer las necesidades presentes

7. Para satisfacer las necesidades futuras

8. Para enriquecer la personalidad

9. Para incrementar la libertad para decidir en la propia vida

8. Orientaciones prácticas y psicológicas para mejorar el desempeño de nuestros hijos en los estudios:

EL CONOCIMIENTO ES PODER

Los estímulos educativos de la familia y del centro escolar han de operar armónicamente para que se esfuercen; de lo contrario, la influencia de unos pueden neutralizar o rebajar el influjo de los otros. Esto exige una estrecha cooperación entre profesores y padres. La entrevista profesor-padres se convierte en el medio más destacado de esta colaboración, en la que suelen destacar como orientaciones más comunes en relación con la ayuda que los padres pueden prestar a sus hijos en sus estudios, los siguientes:

1. Hay que valorar más en los hijos el esfuerzo que los resultados, pues el esfuerzo es la base de la educación. De esta manera, ante deficientes notas, por ejemplo, se examinarán las razones antes de decidir lo que le conviene al hijo o necesita: motivación, refuerzos, sanción, etc.

2. Hay que estimular la actividad personal de los hijos, no sustituyéndoles en todo aquello que pueden hacer por sí mismos.

3. Hay que exigir a los hijos comprensivamente, es decir, de acuerdo con sus posibilidades y limitaciones, con lo que puedan dar de sí. No basta, por ejemplo, un suficiente si el hijo puede conseguir un notable. La determinación de sus posibilidades en el estudio vienen dadas por la capacidad del hijo y por el esfuerzo que desarrolle.

4. Hay que brindar a los hijos un ambiente adecuado para que puedan realizar su estudio en casa en las mejores condiciones posibles. Poder estudiar sin grandes incomodidades, sin frecuentes interrupciones, sin notables ruidos, etc.

5. Tienen los padres que interesarse con frecuencia por el trabajo y el rendimiento de sus hijos, y no de evaluación en evaluación. Si les animan y se preocupan por sus estudios, el esfuerzo y el trabajo brotarán con mayor facilidad.

6. La coerción, a veces, es necesaria, pero desmedida, es perjudicial. Hay que enseñar a los hijos a decidir, dejándoles que hagan sus propias elecciones.

7. Por último y si los resultados de los hijos no son como quisieran los padres, conviene advertirles que no hablen y echen en cara continuamente de los malos rendimientos. Incluso en el fracaso conviene dejar sentir nuestra fe en el hijo. Esa confianza le fortalecerá más y le ayudará para esforzarse con mayor intensidad.

9. Actitudes correctas ante las dificultades y la adversidad

APRENDIENDO A MANEJAR LOS OBSTÁCULOS…

Si su hijo está experimentando un fracaso… alégrese, y no olvide de comunicarle esta alegría.

Aunque a Usted le pueda sorprender esta declaración, ella surge de la más práctica de las experiencias, repetidas una y otra vez a lo largo de la historia.

Tenemos que tener presente, permanentemente, que el fracaso no es negativo. Puede ser la fortaleza que ayuda a construir el triunfo.

Su hijo no puede aprender a ser persistente si no acepta el fracaso.

Uno de los hombres más exitosos del siglo XX fue Thomas Edison, quien, curiosamente, fue uno de los hombres que más fracasos, errores y adversidades sufrió en su vida. Sólo para encontrar un filamento adecuado para su primera bombilla de luz, logró acumular cerca de mil errores antes de encontrar el éxito.

Cuando Jonas Salk estaba investigando una vacuna para la polio, una enfermedad que antes de 1954 paralizó y mató a miles de niños, pasó el 98 por ciento de su tiempo documentando pruebas que no funcionaron.

El científico e investigador Paul Ehrlich, que descubrió una droga que podía curar la sífilis a principios de este siglo, llamó a su fórmula final N° 606, después del fracaso de los 605 experimentos anteriores.

Pocas veces compartimos estas historias -y cientos como ellas- con nuestros hijos.

La mayoría de los fracasos producen una mezcla de emociones perturbadoras, incluyendo la angustia, la tristeza y la ira, pero su hijo debe aprender a tolerar estas emociones a fin de alcanzar el éxito.

Tal como lo escribe el psicólogo Martin Seligman en su libro, THE OPTIMISTIC CHILD: ‘Para que su hijo experimente el control, es necesario que fracase, se sienta mal y lo intente nuevamente en forma repetida, hasta alcanzar el éxito. Ninguno de estos pasos puede evitarse. El fracaso y el sentirse mal constituyen la base del éxito y del sentirse mal’.

Fuente: www.inteligencia-emocional.org