Benedicto XVI pide una preparación meticulosa al matrimonio