CONOCIMIENTO DE LOS HIJOS

Para saber educar es necesario el conocimiento propio y el conocimiento de los hijos. Todos tenemos cualidades y defectos, también reaccionamos de forma distinta según con quien tratamos.

Dice Yela: “Es a partir del conocimiento de nuestras propias limitaciones, de la aceptación de las que son ineludibles y del esfuerzo para superarlas de donde irradia la labor del educador”. Nos encontramos, pues, con tres elementos importantes para el tema que tratamos: conocimiento, aceptación y mejora personal, que deberíamos aplicar a nosotros y a nuestros hijos.

Hemos de reconocer que cuando vamos acelerados por el trabajo tenemos menos posibilidades de vivir la empatía; podría ser que al pensar demasiado en las propias ocupaciones, dejáramos de lado los que primero nos necesitan. “Miramos por la ventana el ruido de la calle y nos olvidamos de alguien que está a nuestro lado y necesita nuestra compañía”, nos recuerda el filósofo André Frossard.

Ante todo no podemos olvidar, que desde la vertiente de persistir en el esfuerzo por comprender a los demás, hace falta no estar pendientes de nuestro estado de ánimo sino del de los que nos rodean, en este caso, y en primer lugar el de nuestros hijos. La realidad es que si esperáramos a tener buen humor para ser empáticos, nos costaría encontrar el momento para tener una actitud de disponibilidad que reclama el tema que tratamos. Llegamos a la conclusión, después de probar toda clase de “recetas” educativas que, dedicar tiempo y saber escuchar son las llaves de esta cualidad.

Me parece interesante, en el tema que tratamos, reflexionar en que puede perjudicar la empatía el hecho de que, en alguna ocasión podemos encontrarnos con hijos nuestros que tienen una extremada timidez y nos cuesta entender que les pasa. Es la timidez, como un miedo a demostrar cómo se es, inquietarse preocupándose que podrán decir de ellos o como les juzgaran los demás. Y para estos hijos según como sea la mirada de padres o profesores ante sus actuaciones les puede resultar verdaderamente amenazadora. No pretendo dar la culpa a los padres pero si que, con la intención de poner remedio, me parece que esta timidez puede venir de haberles dado más responsabilidades de las que podían asumir y que no eran adecuadas a su edad ni temperamento y esto habría propiciado el quedar decepcionados por no poderlas cumplir. O bien por una sobreprotecció excesiva que no los haya dejado tener iniciativas para poder valorar lo que han hecho, evidentemente de manera positiva.

Todas las dificultades de nuestros hijos las podemos mejorar con la empatía hacia ellos. Tenemos que tomar la resolución de tener una buena disposición para sentir lo que ellos sienten. Los ejemplos anteriores de pedir más de las responsabilidades que puedan asumir o bien de la sobreprotección se acentúan cuando nos encontramos con niños muy vergonzosos que lo son por temperamento, y de forma innata tienden a la timidez, pero pueden aprender pronto a superarla, como sugeriremos en el siguiente párrafo.

Tienen los hijos un ámbito adecuado para sobreponerse a esta vergüenza: es la escuela y la tenemos que saber potenciar. Por ejemplo, si tienen de recitar una lección en público o participar en el aula oralmente delante del profesor y varios compañeros, poco a poco, aprenderán que no los ha pasado nada, que lo pueden hacer bien, y con esta experiencia irán cogiendo confianza y llegar a ser personas seguras.

Es importante que los niños y los adolescentes vayan, también, solucionando todos los problemas cotidianos y ordinarios de conflictos que tengan en el hogar y en la escuela, sin una intervención directa de los padres, a no ser que viéramos que fuera necesaria por tratarse de conflictos extraordinarios.

Es también una buena ayuda que tenga alguna actividad de tiempo libre, que les guste, para conocer más niños y relacionarse. Al mismo tiempo enseñarle a compartir, invitando amigos a casa y hacer que se interese por las cosas de los demás, especialmente si no tiene muchos hermanos. Todas las formas de sociabilidad ayudan a pequeños y a adultos a llevar a la práctica la empatía. Y desde luego recibir siempre a los hijos, principalmente a la vuelta del colegio, con una actitud alegre y sonriente por facilitar su confidencia y a la vez ejercitar todos los sentidos para adivinar y entender que les sucede.

Victoria Cardona Romeu

Profesora y educadora familiar