Establezca reglas claras y consistentes para la familia

 

Converse acerca de las consecuencias de no cumplir las reglas. Cuando se trate de drogas y alcohol, especifíque cuál va a ser el castigo y cómo se va a llevar a cabo.

Las investigaciones indican que los jóvenes están menos dispuestos a usar tabaco, alcohol y otras drogas si sus padres imponen reglas claras que les impidan no ingerirlas. Si los padres no han establecido reglas anteriormente sobre otras actividades diarias, ellos tendrán poca oportunidad de lograr que sus hijos obedezcan alguna regla acerca del alcohol, el tabaco y otras drogas.

Consejos para establecer reglas:

1. Establezca reglas claras y discuta de antemano las consecuencias de no cumplirlas. No haga amenazas que no va a cumplir, ni permita que aquel que haya violado las reglas se quede sin sufrir las consecuencias. No se invente o imponga castigos severos o repentinos.

2. Las reglas deben ser aplicadas continuamente; cada vez que el niño no las obedezca, el padre tiene que imponer un “castigo”.

3. El “castigo” tiene que ser leve, no severo para que no tenga consecuencias negativas. Los castigos muy fuertes deterioran la calidad de la relación entre el padre y el hijo.

4. Establezca una hora específica de llegar a casa. Haga que dicha orden se cumpla estrictamente. Esté listo para hacer excepciones en ocasiones especiales.

5. Acostumbre a sus hijos a llamar a ciertas horas cuando están fuera de casa o de la escuela. Cómpreles una tarjeta de teléfono, deles monedas o un biper o “pager” con reglas muy claras de como usarlo. (“Cuando yo te llamo, espero que me contestes dentro de los siguientes quince minutos”).

6. Llame a los padres de la casa donde se está llevando a cabo la fiesta. La noche de la fiesta, no tenga pena de tocar la puerta de esa casa para saludar y cerciorarse de que hay adultos supervisando la actividad.

7. Si su hijo(a) se encuentra en un lugar o fiesta donde se estén usando drogas, facilítele el transporte de regreso. Póngase de acuerdo con anticipación como su hijo(a) le va a avisar a usted o a otro adulto para que lo pueda recojer en el momento que se sienta incómodo. Más tarde, esté listo para conversar acerca de lo que ocurrió en la fiesta.

8. Escuche sus instintos. No tenga miedo de intervenir si su instinto le dice que algo no está marchando bien.

www.lafamiliaeduca.net