Hacer de la guardería infantil una experiencia positiva

Los psiquiatras infantiles reconocen que el ambiente ideal para criar a los hijos pequeños es el hogar, con sus padres y familia. El cuidado diario y directo de los padres es particularmente importante en los primeros meses de vida. Ya que la situación ideal no siempre es posible, hay que evaluar cuidadosamente el papel que tienen las guarderías durante los primeros años de vida de un niño.

Algunos expertos recomiendan que los padres soliciten por lo menos seis meses o más de permiso en el trabajo para quedarse en casa con el recién nacido. Si finalmente hay que llevar al niño a una guardería, todos los expertos están de acuerdo en que la cantidad y la calidad del tiempo que pasa allí es de vital importancia para su desarrollo. Antes de escoger una guardería infantil, los padres deben familiarizarse con las normas que rigen cada centro. Deben obtener referencias y observar cómo los empleados se comportan con los niños. A veces los padres deciden llevar a sus hijos a casa de una persona que cuida niños en su propia casa. Tanto en una situación como en otra, los bebés y niños menores de dos años y medio necesitan:
Más adultos por niño que lo que requieren los niños mayores.

Mucha atención individual.

Que la misma persona los cuide durante un período de tiempo extenso.

Que el que los cuida juegue y hable con ellos, les sonría, los alabe y disfrute de su compañía.
Si los padres se deciden por una persona que cuide a los niños en su casa, deben buscar una persona que tenga confianza en sí misma, que sea cariñosa y que se sienta cómoda cuidando niños. Esta persona debe de alentar el desarrollo social y el comportamiento positivo y debe saber poner límites al comportamiento negativo. Los padres deben estar al tanto de la forma como la persona que cuida a los niños se relaciona con niños de diferentes edades. Algunas personas trabajan mejor con niños en una etapa específica de desarrollo.

Los padres deben estar al tanto de la habilidad que tiene la persona para cuidar a niños de diferentes edades y saber cuánto tiempo piensa trabajar en ese lugar, etc. Demasiados cambios o cambios durante ciertos momentos críticos del desarrollo del niño no son beneficiosos. Si los padres comienzan a pensar o a sentir que no están contentos con el lugar, deben buscar otro mejor. Los psiquiatras infantiles sugieren que se busquen guarderías que tengan:
Maestros entrenados y con experiencia, que disfruten, entiendan y sepan guiar a los niños.

El mismo personal administrativo por largo tiempo.

Oportunidades para hacer trabajos creativos, juegos imaginativos y actividad física.

Espacio para que el niño pueda moverse con comodidad en el interior y en el exterior.

Suficientes maestros y asistentes, lo ideal es uno por cada cinco niños o menos.

Variedad y cantidad de materiales para dibujar y colorear, juguetes, equipo para jugar como columpios, carritos y equipo de gimnasia.

Grupos reducidos (los estudios demuestran que es mejor tener cinco niños con una maestra que veinte niños con cuatro maestras).
Si el niño tiene miedo de ir a la guardería, los padres deben exponerlo gradualmente al nuevo ambiente. Al principio, la mamá o el papá puede ir con él y quedarse cerca mientras está jugando. Pueden pasarse así un rato cada día hasta que el niño quiera formar parte del grupo. Aunque los padres estén preocupados de cómo le va al niño, deben mostrar placer en ayudarle. Si el niño siente un terror no acostumbrado o persistente al salir de casa, los padres deben discutir el asunto con el pediatra o el médico de familia.

La American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP) representa a 6.500 psiquiatras de niños y adolescentes (psiquiatras infantiles) con cinco años como mínimo de experiencia en psiquiatría general y psiquiatría infantil.

AACAP American Academy of Child and Adolescent Psychiatry

fuente:solohijos.com