Campañas PROTEGELES.COM

Campañas
PROTEGELES es una organización eminentemente práctica, cuyo objetivo no es sólo la sensibilización social y la denuncia, sino también el desarrollo de Campañas y la elaboración de materiales didácticos específicos dirigidos hacia los menores.

De cada objetivo y de cada Estudio realizado por la organización se derivan siempre Campañas preventivas

PROTEGELES es una organización eminentemente práctica, cuyo objetivo no es sólo la sensibilización social y la denuncia, sino también el desarrollo de Campañas y la elaboración de materiales didácticos específicos dirigidos hacia los menores.

De cada objetivo y de cada Estudio realizado por la organización se derivan siempre Campañas preventivas, como las que detallamos a continuación:

Campaña de Seguridad Infantil en Internet “Exprime la Red”

Tras la realización del Estudio “Seguridad Infantil y Costumbres de los Menores en Internet” realizado por PROTEGELES y ACPI, y publicado por el Defensor del Menor, se puso de manifiesto la necesidad de informar directa y efectivamente a los menores sobre la importancia de conocer y respetar las normas básicas de seguridad para navegar a través de la Red.

Con este objetivo la organización PROTEGELES, está desarrollando una ambiciosa Campaña educativo-preventiva dentro del marco del Programa para un uso seguro de Internet Plus (SIP), subvencionada al 50% por la Comisión Europea.

La Campaña se está desarrollando bajo el eslogan: “Exprime la Red”, con la intención de mostrar a los menores las enormes posibilidades que ofrece Internet, y las normas o recomendaciones necesarias para que su utilización sea realmente satisfactoria y no contraproducente. Al mismo tiempo se facilita también información a las asociaciones de padres y madres de alumnos, así como a los profesores de los niveles educativos de la Enseñanza Secundaria Obligatoria –E.S.O.-. Somos conscientes de que la falta de información, y el exceso de informaciones negativas sobre internet, están actuando como freno a la introducción de internet en el entorno familiar y escolar. Nuestro objetivo es transmitir una imagen positiva y realista de internet, que es sin duda una herramienta fabulosa cuando se utiliza correctamente.

Durante los cursos 2004-2005 y 2005-2006 más de 38.000 alumnos de la E.S.O. se han beneficiado de las conferencias informativas que se imparten en los colegios, y recibirán a su vez los materiales didácticos desarrollados a tal efecto. Del mismo modo, a través de la Red, muchos más alumnos y profesores siguen las clases complementarias que se imparten a través de las páginas web confeccionadas para la Campaña.

A lo largo de los cursos 2006-2007 y 2007-2008 PROTEGELES continúa realizando la campaña informativo preventiva en al menos otros 100 colegios más, superando ya los 250 centros escolares.

PROTEGELES edita al mismo tiempo una revista totalmente profesionalizada y de distribución gratuita dirigida a los menores: “CONECTATE”, que responde a los mismos objetivos que la Campaña. Dicha revista muestra a los más jóvenes los contenidos más interesantes que pueden encontrar en la Red, prestando atención tanto a las páginas con contenidos formativos, como a aquellas con contenido lúdico. Se incluyen así mismo, en cada número, artículos sobre páginas relativas a la solidaridad, la ecología, la salud y la seguridad en la Red.

Esta publicación, de la cual ya se han editado sus cinco primeros números, cuenta desde su inicio con el respaldo de prestigiosas instituciones como la Comisión Europea, El Ministerio de Ciencia y Tecnología, el Defensor del Menor, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, las principales confederaciones de asociaciones de padres y madres de alumnos: CEAPA y CONCAPA, así de como otras organizaciones de protección de la infancia: UNICEF, Save the Children y ACPI.

SUBIR
Apología de la Anorexia y Bulimia en Internet

El Estudio sobre la “Apologia de la Anorexia y la Bulimia en Internet” realizado por PROTEGELES, y publicado por el Defensor del Menor, supuso una verdadera convulsión para la mayoría de las personas y usuarios habituales de internet, que desconocían la existencia de las llamadas páginas por-ANA y pro-MIA, en las que se presentan la anorexia y la bulimia como “estilos de vida” voluntariamente desarrollados, y se enseñaba a las menores numerosos métodos radicales y peligrosos para alcanzar pesos casi imposibles.

Al mismo tiempo que se presentaba el Estudio, PROTEGELES y el Defensor del Menor lanzaban una Campaña preventiva a través de la Red, estructurada a partir de fases desarrolladas al mismo tiempo:

1º. Presentación del Estudio y sus conclusiones, cuyos resultados fueron transmitidos en prácticamente todas las cadenas de televisión, periódicos y numerosas emisoras de radio de toda España, así como de Francia e Hispanoamérica.
2º. Creación y presentación de la página web alternativa: www.anaymia.com , organizada a imagen y semejanza de las páginas pro-anorexia y pro-bulimia, pero ofreciendo información veraz y contrastada sobre estas enfermedades. El objetivo de la misma es poner de manifiesto las falsedades que se reproducen en tales páginas pro-ana, así como los riesgos reales asociados a muchas de las recomendaciones que en ellas de plasman. Esta página ha recibido más de 100.000 visitas en su primer mes de existencia, y para su promoción se ha contado con la colaboración de las principales empresas que prestan sus servicios a través de la Red: MSN (Microssoft), TERRA, ORANGE, YAHOO y YA.COM. Estas empresas han colocado durante semanas los banner de la Campaña en lugares muy visibles, lo cual ha permitido que la página www.anaymia.com recibiera 100.000 visitas reales en su primer mes de existencia. Del mismo modo el desarrollo de la misma ha sido posible gracias a las donaciones de empresas como EL CORTE INGLÉS, y la colaboración de Agencias de Publicidad como PUBLIBUREAU.
3º. Cierre de las páginas que promueven la anorexia y la bulimia: en paralelo a lo anteriormente descrito, PROTEGELES ha realizado un trabajo de localización y detección de nuevas páginas pro-ANA y pro-MIA, y ha conseguido la colaboración de empresas de internet que han bloqueado las páginas notificadas por la asociación. De esta forma se ha conseguido cerrar más de 50 páginas pro-anorexia que ahora ya no se encuentran en internet. La Línea de Denuncia: www.protegeles.com recibe desde entonces también informaciones sobre estas páginas para intentar su desmantelamiento.
Como consecuencia del desarrollo de la Campaña Contra la “Apología de la Anorexia en Internet”, muchas menores que empiezan a padecer estas enfermedades, y otras que las padecen desde hace tiempo, se han decidido a pedir ayuda a través del correo electrónico que PROTEGELES ha puesto a su disposición en la página web de la Campaña. Del mismo modo, exanoréxicas que ya han logrado su recuperación se ofrecen para ayudar y mantener contacto con las menores que lo solicitan. Muchos padres y madres agradecen también la información que han recibido, que en ocasiones les ha servido para decidirse a realizar la primera visita al médico, conscientes ya del problema de una hija.

La Campaña en su conjunto está resultando un gran éxito por los resultados que se van obteniendo, y en estos momentos otras organizaciones del ámbito europeo se plantean el desarrollo de acciones similares.

SUBIR
Cibercentro amigo

“Desde esta web queremos reforzar la lucha contra la pedofilia, romoviendo la compra del libro: LADRONES DE INOCENCIA, cuyos beneficios se destinan a la lucha contra la explotación sexual infantil.”

La Campaña CIBERCENTRO AMIGO surge como consecuencia de los resultados que se están obteniendo a partir del Estudio:

“Cibercentros y Seguridad de los Menores en Internet”

La falta de dispositivos de seguridad e información específica dirigida hacia los propios menores que frecuentan estos locales, así como algunas prácticas realizadas por los menores en los mismos, ponen de manifiesto la realización de una Campaña como la que iniciamos.

fuente:protegeles.com

Anorexia y bulimia: cómo prevenir su ingreso al hogar

Los trastornos de alimentación, aunque existen desde años atrás, han aumentado de manera considerable en las últimas décadas. Y, si bien son enfermedades que no discriminan la edad, sus principales víctimas son preadolescentes, adolescentes y jóvenes. ¿Qué hacer entonces desde los núcleos familiares?

La bulimia y anorexia son enfermedades multicausales que tienen principalmente un origen sicológico y se manifiestan en la parte física, las cuales, de no ser tratadas a tiempo, pueden causar daños irreparables y en casos más graves, la muerte. Éstas se caracterizan por una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico, que llevan a presentar comportamientos alimenticios extremos como dietas demasiado estrictas, provocación del vómito, intensas horas de ejercicio físico, uso de laxantes, diuréticos u otros medicamentos, etc.

A sabiendas que el origen de este problema puede deberse a múltiples causas, está comprobado que la familia puede hacer mucho para prevenir que la anorexia y la bulimia ingresen a los hogares. Para ello se hacen las siguientes recomendaciones:

Fortalecer la autoestima: es común en la adolescencia los problemas de autoestima, por tanto, se sugiere comenzar desde la primera infancia con un trabajo preventivo en la familia, donde se refuercen los aspectos positivos de cada quien no sólo en la apariencia física, pues el reconocimiento de las cualidades y capacidades determinan actitudes efectivas de los jóvenes frente a sí mismos. Igualmente, se debe enseñar a los hijos a autoaceptarse, a quererse a sí mismos tal y como son, sin pretensiones de difícil alcance.

Parámetros de belleza inalcanzables: debido a la publicidad, el mercadeo y la moda que dominan en estos tiempos, no es de extrañar que los chicos quieran lucir como estrellas del mundo del espectáculo -incluso a costa de su salud-, las cuales emiten conceptos de delgadez irracional y enfermiza como una representación de belleza. Ante esto, los padres deben invitarlos a reflexionar acerca de los estereotipos de belleza que varían según la cultura y genética.

Alimentación sana y balanceada: en las familias donde no se llevan hábitos de alimentación saludable, ya sea por exageración o privación de ciertos alimentos, es más probable que los hijos presenten este tipo de desórdenes. Los cálculos excesivos del número de calorías ingeridas son desaconsejables, se recomienda una dieta adecuada que contenga alimentos de todos los grupos, unos en mayor cantidad que otros, dependiendo de las necesidades energéticas de cada quien.

El ejemplo y educación de los padres: sucede que sin intención, los padres hacen persistentes comentarios sobre la falta de estética de las personas obesas o de los alimentos de alto contenido calórico, lo que lleva a que los hijos desde que son pequeños, crezcan con esta noción y cuando puedan tener el dominio de su alimentación, hagan una privación estricta de las comidas, o contrario a esto, atracones compulsivos.

Comidas familiares: son una importante oportunidad para conocer los hábitos alimenticios de los hijos. Aquí se pueden detectar las señales de alarma y el consumo proporcionado de alimentos, pues cuando los hijos están fuera de casa es imposible conocer su nutrición. Lo ideal es que las comidas diarias de toda familia, se hagan a la misma hora y cuenten con la presencia de todos sus miembros; por supuesto, el lugar propicio para ello es la mesa, no las habitaciones frente a la televisión o computador.

Ejercicio sin extremos: son indiscutibles las bondades de la actividad física y en edades donde hay cambios hormonales como la adolescencia, se hace aún más necesario; el problema surge cuando se asume de forma compulsiva o se asocia al cálculo del consumo de calorías con la actividad física. Así que los padres deben procurar incentivar el deporte como una actividad saludable y de recreación, no como una exigencia para moldear su figura.

Alimento interior: es primordial enseñarles a los hijos que tan importante es el aspecto físico, como el aspecto interior. Pues su valor está determinado por el solo hecho de ser persona, no de tener un cuerpo con medidas diminutas. La autoestima, comunicación y confianza en sí mismos, les brindará a los hijos las bases para resistir la presión de sus pares y de una sociedad, la cual les estimula a ser perfectos para alcanzar el éxito y la “felicidad”.

Signos de alerta

Ante las primeras señales se debe consultar lo antes posible con un equipo de especialistas (nutricionista, sicólogo, orientador familiar) quienes harán una evaluación detallada del paciente y emitirán un diagnóstico adecuado, no obstante, presentamos los siguientes criterios de la Asociación Americana de Psiquiatría, a modo de guía:

  • Miedo intenso a ganar peso o llegar a ser gorda(o).
  • Comentarios frecuentes que sugieren una distorsión en la forma de verse frente al espejo o con respecto a su peso.
  • Rechazo a mantener un peso corporal normal acorde a la edad y la altura.
  • Preocupación exagerada por los contenidos calóricos de los alimentos y las porciones.
  • Evasión de actividades que involucren comida.
  • Obsesión por el deporte o actividad física.
  • Alteraciones de los ciclos menstruales.
  • Ausentismo luego de las cenas (para provocarse el vómito).
  • Cambios de temperamento.
  • Personalidad con tendencia al perfeccionismo.

Con asesoría de la Dra. Catalina Trujillo de Cano, MD. Clínica Universitaria Teleton

Fuentes: kidshealth.org, enbuenasmanos.com

Anorexobulimia: el resultado de presiones aplastantes

 

La anorexobulimia no parece importarle a muchos. Ante ella existe un silencio desde la indiferencia y desde la culpa. Algunas autoridades de salud pública, algunos médicos responsables y una que otra organización de mujeres, hablan de este problema y lo mantienen en la agenda de los medios.

En esta sociedad hay demasiada presión sobre las mujeres -desde niñas- para inducirlas a este desorden alimenticio. En muchas familias de nuestro medio se les inculca el llegar a ser reinas o modelos. En ciertos colegios se consolidan estas aspiraciones con reinados y desfiles que reafirman ese futuro. E incluso en universidades privadas se apoyan estas actividades con la disculpa de fiestas, conmemoraciones e incluso eventos sociales.

¿Hermosas a cualquier precio?

Visto desde otra óptica, la presión viene también de los hombres, entre quienes se reproducen ideas fijas sobre las mujeres. Las que la mayoría de ellos quieren cerca deben ser esbeltas, esculturales y hermosas a cualquier precio. Y ellas corren desde niñas a complacer esos pedidos, a volverse y mantenerse deseables, conquistables y utilizables…

También la presión viene del negocio. La cantidad de dinero que se mueve alrededor de la belleza es impresionante. El mundo de los textiles, de la moda, del diseño, de la pasarela, de los reinados juegan a eso: a las mujeres maniquíes, de cera, de plástico.

Y el aparato de la salud -si es que merece llamarse así- de los esteticistas y de los cirujanos, de los salones de belleza y de los spa, reciben sus jugosas ganancias de este ambiente, de esta necesidad sofisticada y quebradiza.

Esa es la razón por la que en ciudades como Medellín y su Área Metropolitana, una tercera parte de las mujeres entre los 9 y 19 años están en riesgo de convertirse en anorexobulímicas. Cerca de 88 mil.

¿Nos quedamos tranquilos? ¿Callados? ¿Decidimos hacer parte del negocio de mil caras que financia e impulsa este desorden psicológico? No caigas en él… tú eres mucho MAS que un cuerpo y una cara bonita. ¡Quiérete a ti misma!

Ideas tomadas de ‘caruri’ (www.medallo.blogspot.com)

Trastornos alimentarios: “lo fundamental es pedir ayuda”

 

Candela Marcos – La Nueva España, 11 de julio 2010.

Así explica Marina, gijonesa de 27 años, el inicio de su bulimia, con la que lleva conviviendo una década. Su aspecto es alegre, vital, extrovertido, el propio de quien no parece tener ningún problema. Sin embargo, lleva desde la adolescencia luchando contra un trastorno alimentario.

Marina habla de “inseguridades”. ¿Quién no sufre algún tipo de inseguridad? Está claro que cuando algo pasa, cuando se tiene un mal día, la autoestima baja y de repente uno ya no se siente tan bien consigo mismo. Ella lo sabe. Ha experimentado que “cuando te sientes bien estás segura de ti misma y tienes menos posibilidades de caer, pero cuando te sientes mal, insegura, es cuando llegan el atracón y el vómito”.

Recapitula su historia. Marina comenzó con los vómitos en la adolescencia, en esa época confusa en la que no acabas de encontrarte a ti misma y no tienes una personalidad muy definida. Peleó en solitario durante mucho tiempo. Un fracaso tras otro. Hasta que hace un año pidió ayuda por primera vez. Llamó a la puerta de Acbaner (Asociación Contra la Bulimia y la Anorexia Nerviosa). Desde entonces, otras personas en situaciones similares a la suya comparten sus problemas. “Estaba cansada de que mi relación con la comida fuera anómala, y llega un momento en que quieres ser una persona normal”, explica Marina.

Nunca se engañó: desde un primer momento supo que lo que le sucedía no era saludable. “Ya me sentía mal en los primeros vómitos”. Sin embargo, no calibró la gravedad de la situación hasta que vio que el problema “era más continuo”. Marina relata que en su vida ha tenido etapas mejores y peores. Incluso en algún momento su enfermedad llegó a quedar en segundo plano por otras dificultades. Sin embargo, el dichoso trastorno “siempre estuvo ahí”. Pero sólo se decidió a salir de sí misma “cuando llegué a verme muy mal y me convencí de que sola no podía”.

Marina ha optado por compartir su drama con muy pocas personas. “Normalmente, y salvo que los efectos físicos sean muy evidentes, tu familia y tu entorno no se enteran”. Sus padres aún no saben nada. Por eso le resultaba más fácil vomitar después de los atracones, porque “mi madre no sabe que tiene que ir conmigo después de cada comida, pues no conoce mi problema y asume que soy mayor y una persona responsable”. Su única confidente al inicio fue “una amiga, que creo que ahora piensa que ya estoy curada”. A día de hoy, las únicas personas a las que tiene al corriente de sus progresos son “una hermana mía y una compañera de piso”.

Marina nunca tuvo una alimentación descuidada. “En mi casa siempre se comió muy sano y variado”. Sin embargo, cuando comenzó a vivir sola volvió de nuevo su problema. “Intenté cuidar la alimentación mucho y comer muy estrictamente, pero cuando llevas tres días reprimiendo las ganas de comerte un Donuts, no te comes uno, te comes el paquete y, claro, ahí vienen la culpabilidad y los vómitos”.

La promoción de las comidas en familia puede convertirse en factor protector

– ¿Con qué otras alteraciones está asociada la ingesta excesiva de comida? Se ha identificado un mayor número de problemas emocionales y de conducta entre los adolescentes que tienen atracones. Entre ellos, síntomas depresivos, ansiedad, quejas somáticas, conducta delictiva, búsqueda de atención y aislamiento social.

– ¿Cómo afrontan su problema de salud? Los adolescentes que protagonizan episodios de atracones tienden a ignorar los problemas, a autoculparse, a buscar formas de evasión (por ejemplo, el consumo de sustancias o alcohol), a reservar los problemas para sí mismos y a no pedir ayuda a los demás. Por otro lado, utilizan con menos frecuencia formas constructivas de afrontar o resolver los problemas en comparación con los adolescentes sin atracones.

– ¿Cómo influyen en ellos los hábitos de alimentación de sus familias? Un mayor porcentaje de adolescentes con atracones informó de una menor frecuencia de comidas en familia (almuerzo y cena) y un peor ambiente en las comidas en comparación con los adolescentes sin atracones.

– ¿Cómo reaccionan ante la ingesta desmedida de alimentos? Las mujeres están más preocupadas por el peso que los varones. Por eso es más alta -con diferencias estadísticamente significativas- la tasa de chicas que admiten que se sienten mal o muy mal después de los atracones. También se han observado disparidades apreciables -superiores igualmente en las mujeres- en el recurso a conductas compensatorias para evitar la ganancia de peso tras los atracones.

– ¿Qué medidas preventivas sugieren los expertos? Según Susana Sierra, un modo de prevenir los atracones podría centrarse en las estrategias de afrontamiento de los adolescentes. Dicho de otro modo: potenciar y desarrollar formas eficaces de abordar los problemas para así evitar el establecimiento de patrones de conducta que puedan a la larga contribuir al desarrollo de patologías alimentarias. La psicóloga también subraya que la promoción de las comidas en familia podría ser un factor protector contra el desarrollo de conductas alimentarias desordenadas entre los adolescentes.