Las mentiras de Antonio

Antonio es un chico de 14 años, estudia 2º ESO, desde hace un tiempo a esta parte está siendo bastante mentiroso, no solo en el Instituto, también en casa los padres están bastan disgustados porque no saben muy bien qué hacer.

Cuando viene un caso como este lo más lógico es echarle la culpa al chico por su comportamiento. Sin embargo según lo que se va viendo en la terapia con la familia. Nos vamos dando cuenta cómo hay un castigo continuado sobre Antonio, su padre le da frecuentemente voces, y en alguna ocasión comenta que le llama “mariquita”.
Además Antonio tiene un hermano más pequeño de 4 años, que está en una edad que requiere mucha atención. Y así es según la madre, que opina que de alguna manera su hijo tiene celos de su hermano porque su padre pasa demasiado tiempo con él. Por otra parte en alguna ocasiones la madre y el padre tienen riñas entre ambos, la madre en ocasiones le desautoriza al padre y todo ello es en presencia de sus hijos
La situación familiar nos da entender que no es Antonio solo quien tiene un problemas, más que nada el es el portador de que algo está ocurriendo en casa para llamar la atención con sus mentiras.

Algunas cosas prácticas que nos valdrían son:

  • Favorecer que el padre tenga un acercamiento más afectivo con su hijo Antonio, que pueda hacer alguna actividad con él que les guste a ambos. Y ayudar al padre para reconocer a su hijo y mejorar su comunicación con él.
  • Por otro lado con la madre, ayudarle a que no desautorice al padre en presencia del hijo.
  • Y con el hijo ayudarle a estar más cerca de su padre. Fomentar su seguridad y reconocimiento.

Envíanos tus consultas a: mcarmengr@psicovinculos.es

Una adolescente que miró a Dios cara a cara

No son muchas las certezas que podemos tener, pero una es segura: todos tendremos a lo largo de la vida momentos de sufrimiento, serán de mayor o menor grado, en el cuerpo, en el espiritu, en los sentimientos ….. pero es algo inherente a la condición humana.

Y sin embargo, a pesar de tratarse de una situación que llega sin ninguna duda, la sociedad en la que vivimos es experta en intentar camuflarlo, ocultarlo, negarlo. Como el avestruz que esconde la cabeza para no ser vista.

Y la solución ante los problemas no puede pasar por mirar para otro lado, es necesario enfrentarse a ellos. Ante el sufrimiento se pueden adoptar distintas actuaciones, la desesperación, la aparente indiferencia (el estoicismo) o enfrentarse a él intentando darle sentido.

Hace más de quince años un amigo me regaló un pequeño libro titulado “Alexia, experiencia de amor y dolor vivida por una adolescente” , me bebí el libro en apenas una hora y no pude contener las lagrimas mientras lo hacía. Tocaba un tema muy duro: el sufrimiento de los inocentes, en este caso la enfermedad y el sufrimiento de una niña de catorce años. Y sin embargo era, es, un libro lleno de esperanza; Alexia encontró sentido a su enfermedad y tremendo dolor.

El próximo trece de mayo se estrena en España una película titulada “Alexia. La verdadera historia de una adolescente que miró a Dios cara a cara” . Estoy seguro que hará mucho bien a quienes vayamos a verla y nos ayudará a encontrarle sentido al dolor cuando hayamos de enfrentarnos a él.

fuente: seraudaces.org

Como motivar a los adolescentes

Raiz de la violencia en niños y adolescentes