Campañas PROTEGELES.COM

Campañas
PROTEGELES es una organización eminentemente práctica, cuyo objetivo no es sólo la sensibilización social y la denuncia, sino también el desarrollo de Campañas y la elaboración de materiales didácticos específicos dirigidos hacia los menores.

De cada objetivo y de cada Estudio realizado por la organización se derivan siempre Campañas preventivas

PROTEGELES es una organización eminentemente práctica, cuyo objetivo no es sólo la sensibilización social y la denuncia, sino también el desarrollo de Campañas y la elaboración de materiales didácticos específicos dirigidos hacia los menores.

De cada objetivo y de cada Estudio realizado por la organización se derivan siempre Campañas preventivas, como las que detallamos a continuación:

Campaña de Seguridad Infantil en Internet “Exprime la Red”

Tras la realización del Estudio “Seguridad Infantil y Costumbres de los Menores en Internet” realizado por PROTEGELES y ACPI, y publicado por el Defensor del Menor, se puso de manifiesto la necesidad de informar directa y efectivamente a los menores sobre la importancia de conocer y respetar las normas básicas de seguridad para navegar a través de la Red.

Con este objetivo la organización PROTEGELES, está desarrollando una ambiciosa Campaña educativo-preventiva dentro del marco del Programa para un uso seguro de Internet Plus (SIP), subvencionada al 50% por la Comisión Europea.

La Campaña se está desarrollando bajo el eslogan: “Exprime la Red”, con la intención de mostrar a los menores las enormes posibilidades que ofrece Internet, y las normas o recomendaciones necesarias para que su utilización sea realmente satisfactoria y no contraproducente. Al mismo tiempo se facilita también información a las asociaciones de padres y madres de alumnos, así como a los profesores de los niveles educativos de la Enseñanza Secundaria Obligatoria –E.S.O.-. Somos conscientes de que la falta de información, y el exceso de informaciones negativas sobre internet, están actuando como freno a la introducción de internet en el entorno familiar y escolar. Nuestro objetivo es transmitir una imagen positiva y realista de internet, que es sin duda una herramienta fabulosa cuando se utiliza correctamente.

Durante los cursos 2004-2005 y 2005-2006 más de 38.000 alumnos de la E.S.O. se han beneficiado de las conferencias informativas que se imparten en los colegios, y recibirán a su vez los materiales didácticos desarrollados a tal efecto. Del mismo modo, a través de la Red, muchos más alumnos y profesores siguen las clases complementarias que se imparten a través de las páginas web confeccionadas para la Campaña.

A lo largo de los cursos 2006-2007 y 2007-2008 PROTEGELES continúa realizando la campaña informativo preventiva en al menos otros 100 colegios más, superando ya los 250 centros escolares.

PROTEGELES edita al mismo tiempo una revista totalmente profesionalizada y de distribución gratuita dirigida a los menores: “CONECTATE”, que responde a los mismos objetivos que la Campaña. Dicha revista muestra a los más jóvenes los contenidos más interesantes que pueden encontrar en la Red, prestando atención tanto a las páginas con contenidos formativos, como a aquellas con contenido lúdico. Se incluyen así mismo, en cada número, artículos sobre páginas relativas a la solidaridad, la ecología, la salud y la seguridad en la Red.

Esta publicación, de la cual ya se han editado sus cinco primeros números, cuenta desde su inicio con el respaldo de prestigiosas instituciones como la Comisión Europea, El Ministerio de Ciencia y Tecnología, el Defensor del Menor, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, las principales confederaciones de asociaciones de padres y madres de alumnos: CEAPA y CONCAPA, así de como otras organizaciones de protección de la infancia: UNICEF, Save the Children y ACPI.

SUBIR
Apología de la Anorexia y Bulimia en Internet

El Estudio sobre la “Apologia de la Anorexia y la Bulimia en Internet” realizado por PROTEGELES, y publicado por el Defensor del Menor, supuso una verdadera convulsión para la mayoría de las personas y usuarios habituales de internet, que desconocían la existencia de las llamadas páginas por-ANA y pro-MIA, en las que se presentan la anorexia y la bulimia como “estilos de vida” voluntariamente desarrollados, y se enseñaba a las menores numerosos métodos radicales y peligrosos para alcanzar pesos casi imposibles.

Al mismo tiempo que se presentaba el Estudio, PROTEGELES y el Defensor del Menor lanzaban una Campaña preventiva a través de la Red, estructurada a partir de fases desarrolladas al mismo tiempo:

1º. Presentación del Estudio y sus conclusiones, cuyos resultados fueron transmitidos en prácticamente todas las cadenas de televisión, periódicos y numerosas emisoras de radio de toda España, así como de Francia e Hispanoamérica.
2º. Creación y presentación de la página web alternativa: www.anaymia.com , organizada a imagen y semejanza de las páginas pro-anorexia y pro-bulimia, pero ofreciendo información veraz y contrastada sobre estas enfermedades. El objetivo de la misma es poner de manifiesto las falsedades que se reproducen en tales páginas pro-ana, así como los riesgos reales asociados a muchas de las recomendaciones que en ellas de plasman. Esta página ha recibido más de 100.000 visitas en su primer mes de existencia, y para su promoción se ha contado con la colaboración de las principales empresas que prestan sus servicios a través de la Red: MSN (Microssoft), TERRA, ORANGE, YAHOO y YA.COM. Estas empresas han colocado durante semanas los banner de la Campaña en lugares muy visibles, lo cual ha permitido que la página www.anaymia.com recibiera 100.000 visitas reales en su primer mes de existencia. Del mismo modo el desarrollo de la misma ha sido posible gracias a las donaciones de empresas como EL CORTE INGLÉS, y la colaboración de Agencias de Publicidad como PUBLIBUREAU.
3º. Cierre de las páginas que promueven la anorexia y la bulimia: en paralelo a lo anteriormente descrito, PROTEGELES ha realizado un trabajo de localización y detección de nuevas páginas pro-ANA y pro-MIA, y ha conseguido la colaboración de empresas de internet que han bloqueado las páginas notificadas por la asociación. De esta forma se ha conseguido cerrar más de 50 páginas pro-anorexia que ahora ya no se encuentran en internet. La Línea de Denuncia: www.protegeles.com recibe desde entonces también informaciones sobre estas páginas para intentar su desmantelamiento.
Como consecuencia del desarrollo de la Campaña Contra la “Apología de la Anorexia en Internet”, muchas menores que empiezan a padecer estas enfermedades, y otras que las padecen desde hace tiempo, se han decidido a pedir ayuda a través del correo electrónico que PROTEGELES ha puesto a su disposición en la página web de la Campaña. Del mismo modo, exanoréxicas que ya han logrado su recuperación se ofrecen para ayudar y mantener contacto con las menores que lo solicitan. Muchos padres y madres agradecen también la información que han recibido, que en ocasiones les ha servido para decidirse a realizar la primera visita al médico, conscientes ya del problema de una hija.

La Campaña en su conjunto está resultando un gran éxito por los resultados que se van obteniendo, y en estos momentos otras organizaciones del ámbito europeo se plantean el desarrollo de acciones similares.

SUBIR
Cibercentro amigo

“Desde esta web queremos reforzar la lucha contra la pedofilia, romoviendo la compra del libro: LADRONES DE INOCENCIA, cuyos beneficios se destinan a la lucha contra la explotación sexual infantil.”

La Campaña CIBERCENTRO AMIGO surge como consecuencia de los resultados que se están obteniendo a partir del Estudio:

“Cibercentros y Seguridad de los Menores en Internet”

La falta de dispositivos de seguridad e información específica dirigida hacia los propios menores que frecuentan estos locales, así como algunas prácticas realizadas por los menores en los mismos, ponen de manifiesto la realización de una Campaña como la que iniciamos.

fuente:protegeles.com

Jóvenes aburridos: al borde de un ataque de nervios

Por Emilio García Sánchez de Arvo.net

Si les pasáramos a Woody Allen y a Almodóvar datos sobre el fenómeno social del aburrimiento juvenil reaccionarían con provocación haciéndonos unas de sus compulsivas películas. Aproximadamente desde hace dos décadas ha aumentado de modo preocupante el número de jóvenes que padecen de aburrimiento, perturbación considerada como una de las más espantosas por las que un joven puede atravesar justo en el momento de su vida en el que su corazón y su cabeza circulan a más velocidad que el acelerador de partículas suizo.

Es un hecho constatable por numerosas familias y otras instituciones que una parte no pequeña de nuestros jóvenes postmodernos se aburren y huyen como locos de ese estado que lo reconocen como una desesperación encubierta indeseable. Aburrirse es inaguantable y más en un joven que naturalmente demanda divertirse de modo intenso y constante. Además, estudios psicológicos y sociológicos advierten con fiabilidad alta que un joven aburrido – con respecto a uno no aburrido- se expone con mayor riesgo a desembocar en conductas adictivas nocivas como el consumo de alcohol y estupefacientes, y/o en otras adicciones menos confesadas como el sexo, el juego, el shopping compulsivo, adicciones de internautas (chats, twenti, juegos en red, etc.) Desgraciadamente algunos jóvenes que intentan erróneamente escapar de su tedio a través de estos canales están generando serios problemas familiares y sociales.

Si en una sociedad el conjunto de sus jóvenes se aburre es porque les aburre la misma sociedad que los acoge y agita. Algo grave pasa en esa sociedad, y huele a fracaso institucional porque no se ha sabido presentar de modo atractivo e inteligente una oferta que dé respuesta a las apasionantes inquietudes que afloran en esta etapa crucial de la vida, y que requieren encauzamientos bien estudiados. Si se multiplica el número de jóvenes aburridos o quemados vitalmente que es lo mismo, urge investigar y elaborar un análisis crítico que vaya a las causas de este problema social. Numerosos estudios diagnósticos y de sintomatología hablan de causa-efecto: los jóvenes cuando se aburren buscan más botellas y se emborrachan, se drogan más, consumen y navegan más,…huyen a espacios artificiales, psicodélicos y digitales donde combaten el aburrimiento a través de un hiperentretenimiento que les descontrola y les narcotiza la atención. Pero al margen de los síntomas y yendo más a la raíz ¿cómo se ha podido llegar a esta situación de fragilidad social en el sector juvenil a la que no deberíamos acostumbrarnos? ¿Qué no se ha hecho y qué se ha hecho a lo largo de todo el proceso educativo – familiar–escolar-, para que el producto final sea un joven aburrido al borde de un ataque de nervios? A grandes rasgos propongo la siguiente reflexión.

En primer lugar lo que se observa es que muchos de nuestros jóvenes crecen desde infantes dirigidos por un programa asfixiante y trepidante de tareas y actividades que les corta las alas de su iniciativa y creatividad personales. Se les sobrecarga de recursos técnicos exteriores y múltiples para hacerlos competitivos en el mercado laboral: dos y hasta tres idiomas, artes marciales, fútbol, tenis, academias de música y ballet, ofimática y cibernética, etc. Al mismo tiempo desde temprana edad, y en un entorno familiar presionado por un ambiente social de ocio y consumo se les instruye en la cultura de lo lúdico, facilitándoles el acceso al gran supermercado de la diversión: televisión, videojuegos, playstation, wi, mp3, Ipad, Iphone, móviles, Internet, redes sociales, Portaventura etc. Lógicamente para esta amplia adquisición de productos hace falta mucha pasta, y no es raro que algunos estudios identifiquen el aburrimiento como una enfermedad de los nuevos ricos: los niños ricos e ilustrados son los primeros en aburrirse.

En cualquier caso, nuestros niños viajan hacia la adolescencia y juventud con el sobrepeso de una mochila exterior bien equipada y repleta, pero con la mochila interior estrictamente vacía. Se ha invertido mucho en el hardware y muy poco en software, sintetizándose jóvenes expertos en nuevas tecnologías y en juegos pero inexpertos en desarrollar capacidades interiores. A lo largo de este proceso –quizás sin ser conscientes del alcance de las consecuencias- se les ha proporcionado las bases para que hipertrofien su hombre exterior y atrofien el interior, siendo reemplazada la intimidad por lo que se conoce como extimidad. He aquí el joven aburrido, un joven sin interioridad programado para vivir constantemente con un afán inmoderado de novedades que hace que su mente deambule habitualmente en la dispersión y se desquicie ante el horror vacui, horror a quedarse en blanco y sin nada que hacer. Por eso huyen, y como decía Kierkegaard, aterrizan en una “profundidad superficial o en un hartazgo hambriento”. En síntesis se ponen de los nervios.

Solución valiente y ardua sería promover la cultura de la interioridad. Disminuir el nivel de ruidos y de interferencias, que haga posible a un joven sustraerse para estar a solas. Solo estando a solas se puede ser consciente y asumir las riendas de la vida personal; en el recogimiento interior puede un joven encontrar el clímax idóneo para hacer lo más humano y apasionante que se le puede ocurrir: pensar, contemplar y leer. Lo dice lúcidamente la filosofa alemana Hannah Arendt: “cuando se deja de pensar, un hombre es sustituible por cualquier otro”, o por cualquier cosa. En definitiva solo el hombre interior que piensa, contempla y lee puede poseerse y por tanto darse al otro, tomarlo en serio, es decir: dialogar. Se conocen muchos jóvenes que con estas instrucciones logran escapar del aburrimiento, porque viajan hacia dentro y desde la atalaya interior cultivan y excitan la función creadora de su potente inteligencia que les hace más libres y perfectos para darse a los demás y divertirse con ellos.

Ludopatía: influencia en la familia

Hace unos años impartíamos en la Escuela de Padres una sesión dedicada a este tema que por entonces lo considerábamos de actualidad por haber sido legalizado el juego en España y comenzaban tímidamente las restricciones de entrada, en determinadas salas dedicadas a esta actividad, a jugadores adictos debido al perjuicio personal, familiar y social que su adicción estaba ocasionando.

La ludopatía, como adicción a los juegos de azar en sus múltiples variedades, es considerada por algunos como una enfermedad que empuja a quien la padece a un abrumador e incontrolable impulso de jugar, que progresa en intensidad y urgencia; que consume cada vez más tiempo, energía y recursos emocionales y materiales; que invade, socava y a menudo destruye todo lo que es significativo en la vida de quien la padece.

Testimonios

En un momento de aquella sesión y sin conocerlo previamente, se levantan 5 hombres, hechos y derechos, manifestando su intención de expresar su testimonio pues eran ludópatas que se estaban rehabilitando y alguien les había informado de esta charla y creían oportuno y conveniente manifestar todo el dolor que su adicción incontrolada al juego les había producido tanto a ellos personalmente como a sus familias. Puedo manifestaros que sus testimonios impactaron sobremanera entre los asistentes: el tiempo libre y de ocio de que disponían, los llevaron a su adicción al juego, al alcohol y a las drogas; conseguir todo con el menor esfuerzo posible era su meta, para la diversión se les hacía necesario el alcohol y el dinero se obtenía con el juego que daba el máximo beneficio con el menor trabajo si la “suerte” estaba de su lado. Llegar tarde a casa, la mentira, la falta de asistencia al trabajo, el despido, el paro, el robo de los enseres familiares primero y de los ajenos después, su marcha del domicilio familiar y la desestructuración de la familia fueron las consecuencias.

El jugador patológico no controla el juego ni sus impulsos; no ve problemas, su centro de vida es el juego. En ese momento es ya un enfermo psíquico al que hay que ayudar. Él sabe y se acuerda que ha fallado a la familia, a los amigos y ha destruido la economía familiar. Sus sentimientos son de culpabilidad y arrepentimiento; es entonces cuando entra en juego la ayuda de la familia, de los amigos, de los médicos y de los centros de rehabilitación con toda la gama de psicólogos, educadores sociales, etc..

Hasta hace poco tiempo parecía que sólo entraban por los caminos del juego y más tarde se convertían en ludópatas, quienes llevaban una vida aburrida y monótona. En el juego buscaban la excitación que sustituyese sus carencias emocionales y encontraban experiencias intensas. La Asociación Zaragozana de Jugadores de Azar Rehabilitados nos da algunas pistas.

Ludopatía precoz

En un estudio realizado en 1998 detectó un problema nuevo: el de la ludopatía precoz. En otros posteriores sobre sus posibles causas, comprobaron, que el 90% de los jóvenes afectados entre 16 y los 23 años, tenían antecedentes de adicción obsesiva a los videojuegos y consolas que les compran sus propios padres. Este porcentaje se repite, según esta Asociación, a lo largo de estos últimos años. En todos los casos, empezaron con los videojuegos y después pasaron a las máquinas tragaperras. Últimamente el fomento de esta adicción se nos puede colar en casa por otro medio: los juegos y apuestas a través de Internet.

Se hace necesario que las familias estemos muy atentas en nuestros hogares para evitar este gran problema social pues creo que ya tenemos bastante con los que actualmente se nos presentan: paro, hipoteca, crisis… ¿O no?

Francisco L. Bobadilla Guzmán
Maestro. Coordinador de Escuela de Padres