Las parejas de hecho no comprometen su futuro

Tom O’Gorman – Iona Institute, 21 de julio 2011.

05-08-2011

Un reciente estudio del Institute for Fiscal Studies británico indica que los niños criados por parejas que viven juntas lo hacen igual de bien como media que los criados por parejas casadas –una vez hechas las correcciones adecuadas según el nivel socieconómico del que proceden–, por lo que no debería haber motivos para que el Estado beneficie a éstas últimas.

Esas correcciones tienen en cuenta que los casados suelen ser personas mejor educadas y, por tanto, lo hace bien porque simplemente les “pegan” lo que son. Por eso, resulta que ese estudio ignora completamente el hecho de que la mera convivencia es por definición menos estable que el matrimonio y, por tanto, el camino más directo hacia la monoparentalidad. Existen decenas del estudios rigurosos de las distintas ciencias sociales que muestran que los hijos criados por padres solteros no lo hacen como media tan bien como los que tienes dos padres. Esto lo sabe hasta Barack Obama, que fue criado por su madre (y sus abuelos).
Los datos del estudio de la llamada British Millennium Cohort, por ejemplo, señalan que los padres que conviven tienen 2,5 veces más posibilidades de haberse separado cuando su hijo cumple cinco años que los que están casados.
Todavía más, incluso los matrimonios que terminan en divorcio duran más como media que las parejas de hecho. La duración media en el Reino Unido de un matrimonio que termina en divorcio es de 11,5 años, mientras que la convivencia media de las parejas de hecho apenas supera los 2 años.
Los escasos datos de Irlanda indican que sólo la cuarta parte de parejas de hecho siguen juntas como tales después de siete años. El resto han roto o se han casado.
Lo que los resultados que subraya el estudio del IFS muestran realmente es más bien hasta qué punto la cultura del matrimonio se ha perdido en muchas áreas económicamente deprimidas, que son precisamente las que más necesitan la estabilidad que aporta el matrimonio.

Fuente: www.thefamilywatch.org

Corto: Delicias de la vida conyugal

www.concursosanluis.com.ar//?seccion=ver-corto&id=101#videoid=101

Educación sexual: Para saber más

Una guía de los textos que presentamos en este Cuaderno de encuentra.com en relación a la Educación sexual, que orienta sobre su lectura.

Hablar de educación sexual implica algo más que explicar lo que es el sexo. Podemos comprender cómo el misterio de la vida, en muchas especies animales y también en muchas plantas, se transmite gracias al intercambio de cromosomas que vienen de la padre y del madre. Pero el hombre es capaz de descubrir otra dimensión de la sexualidad: la de una plenitud, la de un gozo intenso, la de una continuación del amor. La educación sexual no puede entenderse como mera información. Lo importante es garantizar la existencia del contexto adecuado para su planteamiento, que siempre es más amplio que el de la descripción de un dinamismo biológico. La sexualidad es una dimensión humana en virtud de la cual la persona es capaz de una donación interpersonal específica. La educación sexual ha de tener en cuenta todos estos elementos y no restringir la sexualidad a pura genitalidad: ese es un aspecto más de la realidad, pero no el único. Por lo mismo, se hace urgente iniciar un nuevo tipo de educación sexual. El presupuesto de partida no puede ser otro que este: cada hombre y cada mujer puede ordenar y controlar sus propios actos por fines y amores más elevados que los simples instintos del placer y del miedo. Cada hombre y cada mujer están llamados a vivir el amor con responsabilidad, en el marco del mutuo respeto y del amor generoso.

1.Textos del Magisterio de la Iglesia. Los argumentos que ahí se manejan tienen un fundamento antropológico. Los textos que presentamos son:

a) Veritatis Splendor. Encíclica de S. S. Juan Pablo II sobre el Esplendor de la Verdad Roma, 6 de agosto de 1993.

b) Carta Apostólica Tertio Millennio Adveniente de S. S. Juan Pablo II como preparación del Jubileo del año 2000. Vaticano, 10 de noviembre del año 1994.

c) Mensaje de S. S. Juan Pablo II a la secretaria general de la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas Vaticano, 26 de mayo de 1995.

d) Evangelium Vitae. Encíclica de S. S. Juan Pablo II sobre la defensa de la vida. Vaticano, 25 de marzo de 1995.

e) Fides et Ratio. Encíclica de S. S. Juan Pablo II sobre las relaciones entre la fe y razón. Ciudad del Vaticano, 14 de septiembre de 1998.

g) Reflexiones a propósito de la encíclica “Fides et ratio” del Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Roma, 16 de enero de 1999.

h) Declaración Dominus Iesus sobre la unicidad y universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia. Congregación para la Doctrina de la Fe. Roma, 6 de agosto de 2000.

i) Homilía del cardenal Joseph Ratzinger en la misa por la elección del Papa. Roma, abril de 2005.

2. Argumentos de fondo. La educación, por un lado saca lo mejor de sí que existe en el niño, por tanto el papel de la herencia es primordial a la hora de aportar nítidamente un potencial psicosexual definido, pero hemos adquirido conciencia del papel preponderante del ambiente a la hora de cuasi-determinar un comportamiento sexuado y diferenciado. La sexualidad es educable, puesto que no somos animales irracionales, privados de inteligencia, voluntad y libertad, ni determinados de modo irreversible a comportarnos compulsivamente según nuestra fisiología.

2.1 Entrevistas. Juan Ramón Ayllón, Leticia Soberón Mainero, José María Barrio, Patricia Martínez, Juan Atonio Reig Pla y Juan Pérez Soba comparten sus interesantes experiencias.

3. Artículos de prensa para pensar y discutir. Es urgente promover una educación sexual que enseñe el respeto, el autocontrol, el aprecio por los demás, y la capacidad de darse “hasta la muerte”. Habrá que empezar, por lo tanto, una auténtica y genuina formación sexual en familia, pues es allí donde los hijos puede descubrir un modelo de amor generoso y fiel. Siempre es tiempo para dar ese ejemplo. Y nunca nos arrepentiremos de haberlo dado. Aquí es donde los medios de comunicación tienen una labor por realizar.

4. Testimonios. La muerte del Dr. Benjamín Spock nos hace reflexionar sobre el tema.

5. Bibliografía. Textos con una pequeña recensión de algunas obras que ilustran el tema de la Educación sexual para quienes quieren profundizar un poco más.

Fuente: encuentra.com

Juan Pablo II : Sobre el amor humano

Aún resuenan muchos ecos tras la beatificación del Papa Juan Pablo II, me considero una afortunada por haber vivido un acontecimiento tan importante para nuestra Santa Madre Iglesia. Y es que hablar de Juan Pablo II es realmente algo que sale del corazón no solo por la cercanía con que se mostraba sino por todo el arrojo y valentía con la que quiso abrir la Iglesia al mundo. Lo descubrí realmente cuando hace unos años conocí y curse estudios en el Pontificio Instituto Juan Pablo II para el matrimonio y la familia que el mismo fundó. En él me tope con la sabiduría de un hombre – asistido por el Espíritu Santo- que en todo momento ha querido favorecer a la persona, ensalzar su dignidad y respetarla. Tal es así que fue transmitiéndolo en una serie de catequesis sobre el amor humano, conocida también como “la teología del cuerpo”. Según Juan Pablo II era necesario ofrecer la explicación de una antropología adecuada, aquella que busca comprender e interpretar al hombre en lo que es esencialmente humano. Y por ese motivo descubrir la verdad del amor humano. Porque la verdad del amor no puede ser separada del lenguaje del cuerpo. Aquí es donde Juan Pablo II viene a hablarnos de la corporeidad, de su valor sagrado que solo logra su finalidad en la entrega sincera del don de sí. Pues al hablar de amor, hablamos también de unión, y para que se pueda dar es necesaria aceptar la diferencia del otro como hombre y como mujer, ya que el cuerpo es sexuado. En palabras de Juan Pablo II: “El sexo en cierto modo es constitutivo de la persona, no solo atributo de la persona, demuestra lo profundo que el hombre con todo su ser espiritual, con su unidad e irrepetibilidad de la persona está constituido por el cuerpo como él o ella”.

Es cierto que la catequesis del Papa Juan Pablo II son más extensivas pero en cierto sentido van dirigidas a comprender la verdad que está inscrita en el corazón humano. A día de hoy me doy cuenta como es necesaria esta comprensión para sentar las bases de una buena construcción de la persona, de su identidad como hombre o como mujer. Si nos damos cuenta esto es difícil de verlo en nuestro días a veces y difícil de explicar sin que caigamos en el relativismo o subjetivismo imperante. Por ello el ya beato Juan Pablo II nos ha quedado entre otras muchas cosas un legado en nuestras manos sobre la belleza de un amor que se nos regala y nos redime, es toda una oportunidad.

Mª Del Carmen González Rivas

.