Un acompañamiento lleno de vida

Hace poquito pude comprobar cómo el tiempo y el esfuerzo merecen la pena. Así fue cuando vimos a María, una preciosa niña que ha traído gran esperanza para sus padres y su hermano.

Su madre hace casi un año se planteo la posibilidad de abortar, ya que era fruto de algo que no estaba programado o preparado como lo fue su primer embarazo. Lo que si fue importante es que desde un principio confió en los profesionales que la atendíamos, y que su marido la quería y apoyaba para que esa vida siguiera hacia delante.

Simplemente lo que valió para este caso es la escucha activa, el soltar en la terapia las preocupaciones, el replantearse una historia de su propia vida.

Quizás todos podamos hacer esta labor con los que nos rodean y no nos damos cuenta en muchos casos. ¡Hoy por hoy hay una familia más feliz y eso merece la pena!

 

Os dejamos con una palabras de Khalil Gibran, sobre los hijos

 

Vuestros hijos no son vuestros hijos.

Ellos son los hijos y las hijas de la Vida que trata de llenarse a si misma
Ellos vienen a través de vosotros pero no de vosotros.
Y aunque ellos están con vosotros no os pertenecen.

Les podeís dar vuestro amor, pero no vuestros pensamientos.
Porque ellos tienen sus propios pensamientos.
Podeís dar habitáculo a sus cuerpos pero no a sus almas,
Pues sus almas habitan en la casa del mañana, la cual no ser puede visitar, ni tan siquiera en los sueños.
Podeís anhelar ser como ellos, pero no lucheís para hacerlos como sois vosotros.
Porque la vida no maarcha hacia atrás y no se mueve con el ayer.

Vosotros sois los arcos con los que vuestros hijos, como flechas vivientes son lanzados a la Vida.
El Gran Arquero ve la diana en el camino del infinito, y la dobla con su poder y sus flechas pueden ir rápidas y lejos.
Haced que la forma en que dobleís el arco en vuestra manos sea para alegría.
El también, además a amar la flecha que vuela, ama el arco que es estable.

Envíanos tus comentarios a: mcarmengr@psicovinculos.es

Un libro para padres de hijos adolescentes

¿Aun sigues pensando que la adolescencia, es una enfermedad que tienen tus hijos cuando llegan a esa edad? La gran mayoría de los libros que encontramos en nuestras librerías proyectan una imagen del adolescente siempre rebelde y  con dificultades de adaptación.

Hay que desdramatizar la adolescencia comenta Eva Bach en la presentación de su libro: “Adolecentes que maravilla”. Casualmente hace poco me encontré con este libro, que sin perder la objetividad presenta una adolescencia con dificultades para padres e hijos pero también una apasionante aventura de un trabajo educativo para ambos.

Si tus hijos están en ese periodo evolutivo de sus vidas. Te recomendamos la lectura de este libro: y junto a él alguno de los sabios consejos de su autora:

“Por favor, tócame”

 

Si soy tu adolescente,

Tócame.

No creas que, porque sea casi adulto,

No necesito saber que aún me cuidas.

Necesito tus brazos cariñosos

Y tu voz llena de ternura.

Cuando el camino se vuelve duro,

El niño que hay en mí te necesita.

 

Phyllis K. Davis

 

 

Envíanos tus comentarios a: mcarmengr@psicovinculos.es

“Me he enamorado de una antigua novia”

 

Antonio era un chico de 35 años, estaba casado con María y hacía poquito que habían tenido su primer hijo, acudió a la consulta de psicología por problemas de ansiedad, por no encontrarse bien ni personalmente ni profesionalmente. Su historia podría ser algo común hasta aquí. Pero comenzó a contarnos como estaba viviendo un malestar con su mujer en la relación de pareja, porque se había enamorado de una chica con la que mantuvo hace unos años atrás una relación de pareja. Esta última no quedo cerrada y por lo cual se reactivo cuando un día puntual sus vidas se volvieron a encontrar.
Antonio estaba sintiendo con mucha intensidad sentimientos de enamoramiento que tienen que ver con las primeras etapas de una relación de pareja. Ya que cuando uno sigue hacia delante con ella, los sentimientos pueden ser menos intensos y aparecen otras claves que nos ayudan a desarrollar una madurez en el Amor.
Su caso resultaba complicado porque no puedes convencer durante la terapia a una persona de algo que no ve. Fue más que nada un proceso de acompañamiento y de favorecer unas claves para que ambos vieran como había algo dentro de su matrimonio que estaban olvidando, que no era exclusivamente un problema de Antonio o de María su mujer, sino de ambos. Estaban descuidando una parte que tiene que ver con el cuidado de su pareja, y a su vez quizás estaban entrando en una etapa nueva, que le señalaba su paternidad y necesitaban hacer algunos reajustes en sus vidas. Estaban viviendo unos cambios que son evolutivos pero con dificultad.
Finalmente pudieron volver juntos.

En este caso las claves que sirvieron en la terapia fueron:

  • Las habilidades sociales como terapeuta: la escucha, la empatía y la aceptación incondicional.
  • Favorecer no tomar decisiones premeditadas: “En tiempos de desolación no hacer mudanza”.
  • Hablar con los dos miembros de la pareja por separado al principio y después juntos.
  • El acompañamiento terapéutico para ayudarles en la reflexión sobre las dificultades. Una película que se le les recomendó fue “aprueba de fuego”. (os incluimos un video sobre ella).

 

Envíanos tus comentarios a: mcarmermengr@psicovinculos.es

 

Comienza el cole: ¿cómo ayudar a nuestro hijos?

Nuestros hijos disfrutan de unas vacaciones escolares que son bastante largas, de ahí que a veces les sea difícil adaptarse al inicio de un curso que se aproxima de nuevo.  Es por ello que os recomendamos los siguiente puntos:
  • Entender que el periodo de adptación al cole lleva unos cuanto de días. Tanto para nuestros hijos como para los padres.
  • Preparar a nuestros hijos, y mucho más a los más pequeños para mentalizares de “la vuelta a cole” de una forma positiva (ej. reencuentro con sus amigos).
  • Hay que ir introduciendo de nuevo rutinas y horarios del curso con flexibilidad. Acompañar los padres, si puede ser a su primer día de clases. Y fomentar desde ahí su confianza y seguridad.
Envíanos tus comentarios a: mcarmengr@psicovinculos.es