Conócete a ti mismo: Eres importante.

Ejercicios prácticos de relaciones humanas para que el joven se conozca más.

CONÓCETE A TI MISMO: ERES IMPORTANTE.

1. OBJETIVO

Que el joven se conozca más a sí mismo por medio de unos ejercicios prácticos de relaciones humanas.

2. DESARROLLO DE LA REUNIÓN

2.1. Motivación.

Se habla de la importancia de conocerse a sí mismo, de aceptarse, de conocer las propias cualidades y defectos. Este es el primer paso para lograr una madurez humana.

2.2. Trabajo personal.

Se le entrega una hoja a cada joven con las instrucciones de los tres ejercicios personales.

El animador explica brevemente el trabajo:

EJERCICIO 1: Escribe sin pensarlo mucho todas las CUALIDADES que tienes. Dispones solamente de tres minutos para escribir todo lo bueno que tienes en lo físico, intelectual, moral. Para que puedas escribir más cosas usa sólo una o dos palabras para cada cualidad. Por ejemplo: amable, sencillo.
Vuelve a escribir, sin pensarlo dos veces, todos tus DEFECTOS. Dispones también de 3 minutos.

EJERCICIO 2: Vas a dibujar el ESCUDO de tu vida. Divide el escudo en 4 cuadros. En el primer cuadro dibuja un signo expresivo de tu infancia; en el segundo, de tu adolescencia; en el tercero, de tu presente; en el cuarto, de tu futuro. Dispones de 15 ó 20 minutos.

EJERCICIO 3: En la escala de calificaciones del cero al diez, asigna la calificación que creas merecer como persona. Es un juicio cuantitativo de valores. Escribe tu calificación.

2.3. Pequeños grupos.

Comenten las siguientes preguntas:

¿Cómo te ves a ti mismo?
¿Te gusta tu forma de ser?
¿Quieres cambiar en algo? ¿En qué?
¿Cómo te gustaría ser? ¿Por qué?

2.4. Plenario.

El animador pregunta si los ejercicios personales y la discusión en pequeños grupos les ayudaron a conocerse más. Se da el tiempo necesario para escuchar experiencias personales, impresiones y comentarios sobre los ejercicios realizados.

3. MATERIALES COMPLEMENTARIOS

3.1. Rasgos que te definen a la hora de actuar y manifestarte.

1. De la siguiente lista de adjetivos, señala cinco que reflejen las actitudes que se dan en ti normalmente:

inquieto
locuaz
indeciso
cínico
quijotesco
utópico
solitario
frustrado
servicial
libre
animado
reflexivo
desanimado
muerto
auténtico
impulsivo
realizado
incrédulo
manejado
confiado
eficaz
responsable
comprensivo
evadido
sensible
lanzado
entregado
comunitario
infantil
realista
dependiente
sincero
optimista
triste
revolucionario
comprendido
crítico
expectativo
tímido
coherente
inútil
cegado
fructífero
comprometido
fanático

2. De los cinco adjetivos elegidos, subraya los que expresan:
– tu actitud más positiva
– la actitud que más te gustaría cambiar

3. Comparte con otra persona tus actitudes.

4. Deja que otro miembro del grupo te comunique las actitudes que más se reflejan en ti.

3.2. ¿Quién soy?

¿Quién soy? Me dicen a menudo
que salgo de mi celda
sereno, risueño y firme,
como un noble de su palacio.

¿Quién soy? Me dicen a menudo
que hablo con los carceleros
libre, amistosa y francamente,
como si mandase yo.

¿Quién soy? me dicen también
que soporto los días de infortunio
con la indiferencia, sonrisa y orgullo,
como alguien acostumbrado a vencer.

¿Soy realmente lo que los otros dicen de mí?
¿O bien sólo soy lo que yo mismo sé de mí?
Intranquilo, ansioso; enfermo, cual pajarillo enjaulado.
Pugnando por poder respirar,
como si alguien me oprimiese la garganta
hambriento de colores, de flores, de cantos de aves,
sediento de buenas palabras y de proximidad humana,
temblando de cólera ante la arbitrariedad y el menor agravio,
agitado por la espera de grandes cosas,
impotente y temeroso por los amigos en la infinita lejanía,
cansado y vacío para orar, pensar y crear,
agotado y dispuesto a despedirme de todo.

¿Quién soy? ¿Éste o aquél?
¿Seré hoy éste, mañana otro?
¿Seré los dos a la vez? ¿Ante los hombres un hipócrita,
y ante mí mismo un despreciable y quejumbroso débil?
¿O bien, lo que aún queda en mí semeja el ejército batido que se retira desordenado ante la victoria que tenía segura?
¿Quién soy? Las preguntas solitarias se burlan de mí.
Sea quien sea, tú me conoces, tuyo soy, ¡oh, Dios!

(D. BONHOEFFER, 1944)
Prisionero por su compromiso contra el régimen nazi

3.3. “El Rey de lo Creado”.

Llamados a diferenciarnos y ser conscientes.
Hace años, un papá se consiguió un chimpancé recién nacido y lo juntó con su hijito, también él un bebé. Durante los primeros meses el niño y el chimpancé crecieron a la misma velocidad. Jugaban juntos y casi no había diferencia entre ellos. Pero al comenzar el segundo año empezó a verse una diferencia grande. El niño empezaba a ser consciente de sí mismo, a darse cuenta de quién era y a percatarse de su propio yo. En este momento el animal y el hombre comenzaron a diferenciarse radicalmente. El hombre empezó a ser capaz de verse a sí mismo, de observarse a sí mismo.

————–
Texto propiedad de:
Un proceso de Formación para los Grupos Juveniles 1
Javier González Ramírez
Editorial San Pablo
(Este texto sólo puede ser utilizado para fines de formación juvenil. Se prohíbe el uso lucrativo con cualquier contenido de este material)

Fuente:
• Pastoral Juvenil Monterrey.
http://www.pastoraljuvenilmty.org.mx/

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]