Timidez: claves para vencerla

Quienes se consideran tímidos, saben que este rasgo de la personalidad le puede agregar trabas al desempeño social, laboral y hasta familiar, lo que no resulta agradable en lo absoluto, ¿cómo impedir entonces que la timidez haga de las suyas?

Hasta los más extrovertidos pueden llegar a sentir vergüenza en algún momento, nadie está exento de ello. La cuestión se convierte en problema cuando la timidez es un aspecto predominante del carácter que además le lleva a vivir fracasos o dificultades, los cuales entorpecen el acontecer de la vida diaria. Sin embargo, la timidez se puede superar; es cuestión de armarse de valor, esfuerzo y persistencia, puesto que no se logra de la noche a la mañana.

Indagar sobre el origen

Descubrir el origen que despierta la timidez es el punto de partida para poder superarla. Según los especialistas, la timidez puede estar determinada por el tipo de personalidad, la información genética hereditaria, el contexto educativo en el que tuvo lugar la formación de la persona y/o la vivencia de experiencias traumáticas.

“La timidez puede tener su raíz en un excesivo proteccionismo en la infancia, en algún defecto o limitación —habitualmente con poca trascendencia objetiva— mal asumida, o en una educación que no ha logrado contrarrestar suficientemente el amor propio… y a veces responde directamente a la timidez de los propios padres.” Explica Alfonso Aguiló Pastrana, autor de numerosas publicaciones sobre educación.

Adicionalmente, hay dos elementos categóricos asociados a la timidez: la autoestima y la autoconfianza. El concepto de uno mismo, influye de manera directa en el desenvolvimiento característico del día a día. Quien desconfía de sus capacidades, es probable que se muestre inseguro ante los demás, sacando a la luz destellos de timidez. Del mismo modo, el complejo de inferioridad que suele sentir una persona tímida, muchas veces está fundamentado en falsas creencias y no en defectos reales, lo que hace perder aún más la objetividad.

¿Cómo vencerla?

A parte de ser una decisión personal, hay varias ayudas que pueden facilitar el proceso, como es la orientación de un profesional y las claves que se revelan a continuación:

Pensar en uno mismo: por lo general, el sujeto que es tímido se preocupa demasiado por la opinión de los demás, tanto así que ha olvidado sus propios gustos, fortalezas y habilidades. Habrá que establecer de nuevo el listado de prioridades, dándole los primeros puestos a los propósitos personales.
Redescubrir los puntos fuertes: es lo que comúnmente se denomina “empoderamiento”. Hace referencia a que todos tenemos debilidades pero también muchas fortalezas, estas son las que hay que potencializar en lugar de subrayar aquellos aspectos no tan favorables. Sentirse fuerte en algunos puntos, proveerá la fortaleza y seguridad interior para afrontar las situaciones desafiantes.
Mejorar el nivel de autoestima: es una necesidad que el tímido se sienta bien consigo mismo, para ello deberá tomar medidas correctivas que le ayuden a volcar el auto concepto hacia un terreno positivo. Surge efecto en muchas personas, realizar algunos cambios en el estilo de vida, en el aspecto físico o en el elemento generador de la timidez.
No aislarse: es un error en el que frecuentemente caen este tipo de personas, lo que empeora las condiciones. Aunque cueste dificultad, la persona tímida debe hacerse perteneciente a un grupo que le permita la interacción humana. “Hay quienes huyen a la soledad para olvidar, y sólo logran acrecentar sus recuerdos, revolver en sus vagabundeos mentales una y otra vez, o rumiar obsesivamente los fracasos y las heridas de la vida.” Señala el autor citado anteriormente.
Así pues, la timidez es una faceta que muchas personas aseveran tener, pero no debería significar sufrimiento ni angustia, los defectos deben ser oportunidades de mejora y no opciones de derrota. Vencer la timidez es posible, siempre y cuando se elimine como precedente el fracaso o el miedo al ridículo.

Fuente:lafamilia.info

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]