La mujer en el Islam

Al parecer los musulmanes no están muy de acuerdo con la evolución de la mujer en el resto del mundo.

Luis Recio García

Por eso quizás, hacen comentarios del tipo: “la mujer es una amenaza para el mundo masculino” o que “ la mujer, a través de miles de engaños y fraudes por medios auditivos, visuales, psicológicos,… utilizan su existencia para persuadir a los consumidores a adquirir innecesariamente productos, mancillando su honor y dignidad” según los musulmanes, “ la mujer ha caído en un irrespeto tal que sólo se le mira desde el punto de vista material”.

Pero la realidad podría ser que quizás el resto de los países ha evolucionado cada vez más rápido pero ésta visión refleja la parte más oscura de éste desarrollo, pues el trabajo de la mujer de estos tiempos no consiste en desnudarse en revistas, reinados de belleza, programas de televisión…como comentan en este país. La realidad es que la mujer ha evolucionado de tal manera que su incorporación en el mundo laboral cada vez es más consolidada, y es ya un hecho, ya que la mujer ha seguido una sólida trayectoria luchando para conseguir lo que al parecer ahora está logrando que es respeto y admiración por el éxito de su trabajo, puesto que cada vez las mujeres están tan o más preparadas para poder ocupar puestos igual de dignos para los hombres que para las mujeres.

1. EL MATRIMONIO

El Islam, considera el matrimonio un compromiso sumamente serio, será por eso que los hombres pueden casarse hasta con cuatro mujeres, algo para ellas totalmente prohibido, y condenable, puesto que el Código Penal (en Irán) permite al hombre matar a su esposa si la descubriese manteniendo relaciones con otra persona.

Prueba de ello fue la condena de una nigeriana, Safiya Hussaini, el 31 de octubre de 2007, Safiya Hussaini, fue condenada a morir lapidada después de descubrir que había tenido relaciones sexuales prematrimoniales y quedar embarazada. Pero el intenso apoyo y la presión de los medios de comunicación de todo el mundo, las protestas masivas tanto dentro de Nigeria como fuera del país y las manifestaciones realizadas contra la sentencia de la Shari ´a, así como el apoyo incondicional de Amnistía Internacional quien hizo una campaña de apoyo en una web con el fin de recoger firmas y cartas y enviarlas a las autoridades nigerianas, gracias a esto se consiguió que Safiya quedara absuelta de ser condenada a muerte por lapidación debido a un supuesto adulterio, según indica la prensa nigeriana.

No me parece nada correcto el privilegio del que gozan los hombres respecto a las mujeres en este país, ya que éstas están privadas de libertad y entre sus obligaciones está la de hacer feliz a su esposo, así como complacerle en todos sus deseos, su situación socialmente está por debajo de la de los hombres, deben mostrar sumisión y obediencia ante su padre y marido. Esta situación, está empezando a ser condenada por algunas mujeres, aunque son pocas las que se han llegado a revelar intentando reivindicar sus derechos pero debido al escaso apoyo no llegan a ningún lado.

Los musulmanes tendrían que empezar a aprender a vivir teniendo en cuenta a las mujeres y sobre todo a ir aceptando la evolución de éstas, puesto que tienen mucho que aportar a esa sociedad todavía, a mi modo de ver, arcaica y atrasada.

1.1 El divorcio

En cuanto al divorcio, la mujer como en el resto de las situaciones la ley la desfavorece totalmente.

Según la ley, una mujer puede presentar la demanda de divorcio sólo si su marido se casa con otra mujer , si la abandona o si abusa de ella físicamente. Aún así, este proceso es largo y complicado, y como he dicho, desfavorece totalmente a la mujer.

2. VESTIMENTA

· Túnica y pantalones sencillos y amplios, largos de tela a poder ser monocolor y oscura.

· Zapatos y calcetines oscuros y sin tacón.

· Se prohíbe utilizar adornos y abalorios, así como el uso de cualquier maquillaje, el uso de éste puede llevar a que la mujer sea detenida por estar maquillada, los labios le serán desmaquillados con cristales rotos. Tener flequillo está penado con un año de cárcel, después de poner la cabeza en una bañera llena de bichos, se le rapará el pelo.

Esta forma de vestir discriminatoria y distinta a la del resto de los países, es debido a que: “la mujer es una amenaza constante para la pureza masculina y el hombre debe protegerse contra ese ser maléfico”. Por ello tienen que ir tapadas casi en su totalidad a excepción de la cara para no provocarles, no pueden maquillarse y apenas tienen vida social.

Según el Islam, el burka se utiliza como acto de obediencia, pureza, y castidad, y “es una manera de vestir que hay que mantener”.

3. LA MUTILACIÓN GENITAL

La mutilación genital femenina es el término utilizado para referirse a la extirpación parcial o total de los órganos genitales femeninos, también llamada circuncisión faraónica.

Se practican diferentes tipos de mutilación genital femenina (MGF). Los conocidos son:

§ Excisión del labio mayor, con o sin excisión del clítoris, en su totalidad o en parte.

§ Excisión del clítoris con la excisión total o parcial del labio menor.

§ Excisión de una parte o de la totalidad de los genitales y sutura del orificio vaginal. (Procedimiento conocido como Infibulación). Dicho orificio será de, aproximadamente, medio centímetro, para poder evacuar la orina y el flujo.

§ Pinchazos, heridas o incisiones en el clítoris; estiramiento del clítoris; cauterización, mediante calor, del clítoris; raspadura del orificio vaginal o corte de la vagina; introducción de sustancias corrosivas o hierbas dentro de la vagina hasta provocar la sangre; y otros procedimientos que mezclan las técnicas citadas anteriormente.

El tipo de mutilación genital más utilizado es el de la excisión del clítoris y el labio interior, que se realiza en más del 80% de los casos.

Como vemos, no solo tienen que soportar maltratos físicos y psíquicos, sino también la mutilación genital, realizada en la mayoría de las ocasiones por la propia familia, a bebes, niñas y mujeres.

Las consecuencias que esta conlleva pueden llegar a ser tan graves que incluso en ocasiones puede ocasionar la muerte debido a las tremendas infecciones que pueden contraer tanto si está mal practicado como si los medios utilizados no son los más adecuados y además no están bien esterilizados.

Las razones que se dan al respecto son que disminuyen los deseos sexuales de la mujer, que es una señal de identidad con la herencia cultural, por razones religiosas,…

Se ha intentado abolir este rito, pero actualmente siguen siendo millones de niñas y mujeres las que desgraciadamente sufren esta “ceremonia“.

4. LA VIRGINIDAD EN EL MUNDO MUSULMÁN

Para el mundo árabe, el tema de la virginidad es algo sumamente serio, y toda novia tiene que llegar virgen a la noche de bodas, por eso no es ninguna sorpresa que la virginidad de algunas novias esa noche sea artificial, ya que muchas de ellas en vísperas de su boda acuden al ginecólogo para borrar las huellas de su falta, mediante una sencilla operación que les devuelve su bien más preciado, a pesar de ser muy difícil encontrar un médico benévolo que esté dispuesto a realizar milagrosa transformación, en una virgen con himen.

5. ESPACIOS QUE SIRVEN PARA SU DESAHOGO

Considero, totalmente discriminatorio el hecho de que una mujer solo tenga determinados espacios en los que pueda expresarse libremente y sin represión alguna, es decir, sin que ningún hombre este detrás para reprocharle lo que esta bien o mal, estos lugares son:

· El espacio interior de una casa.

· El hamman, es un baño turco y quizá la única salida permitida y único lugar donde las mujeres ejercen su poder.

· El santuario, aquí las mujeres utilizan la religión como escapatoria, de la privacidad de libertades a las que están sometidas dentro y fuera de su hogar. Aquí se sienten dignas y capaces de despreciar al hombre ya que aquí se ven poderosas y libres.

6. POCO A POCO…

Actualmente las mujeres reivindican su derecho a la educación y al empleo, y que además éste sea valorado, aunque esto es bastante difícil de conseguir, ya están empezando a verse los primeros avances. En la industria y en la administración empiezan a verse ya las primeras mujeres, aunque para ello tengan que tener obligatoriamente dos años de educación secundaria o más.

En cuanto a su actuación en la política, es prácticamente imposible, las dejan participar, para luego ninguna salir elegida.

Para las mujeres que tanto esfuerzo gastan en prepararse para conseguir puesto dignos en el mundo laboral, sus principales preocupaciones e inquietudes son la igualdad de oportunidades en la educación y en el trabajo,… ya que están tanto o más preparadas que los hombres, ya que se les exigen más, a cambio de menos, y no la danza del vientre, el velo,… como ellos están acostumbrados a ver. La mujer del siglo XXI exige cambios y más en este país, donde a penas se puede disfrutar de libertad y mucho menos por parte de las mujeres que incluso en cuestiones de herencia la mayor parte es para el hijo.

El “ mundo masculino”, teme por su situación al ver como las mujeres son cada vez más luchadoras, pero hasta que algunos de estos derechos que se reivindican no se haga vigentes no podremos hablar del triunfo de su lucha, ya que allí se encuentran mucho mas privadas de su libertad que en cualquier otro país.

Aquellas que empezaron la lucha eran mujeres pertenecientes a una clase elevada y noble, que eran las que podían tener el privilegio, al ser una minoría no han podido lograr grandes avances, ya que el resto son mujeres subordinadas al hombre porque no tiene otra opción debido a su escasa educación y situación económica.

Aunque poco a poco, están logrando que por ejemplo la cuarta parte de los profesores universitarios en los países árabes sean mujeres, y aunque no tengan acceso a importantes cargos de la política, cuentan con una importante representación femenina en la administración.

A pesar de no haber conseguido grandes avances en cuanto a igualdad, lo positivo de todo esto es que poco a poco se están ganando el respeto de la sociedad, y todo gracias a su lucha por la igualdad y al valor de hacer frente a la sociedad y reivindicar todo aquello que ellas ven que les pertenecen, y lo bueno, es que gracias a unas pocas, cada vez son más, y cada vez tienen más poder, llegando a formar organizaciones de mujeres que luchan y se centran en campañas de alfabetización y formación de actividades domesticas, reivindicando también la abolición de la poligamia, entre otras injusticias que en ese mundo tienen que consentir como mujer.

¿Cuál es la condición femenina en el Islam?

La condición de la mujer en los países islámicos está cambiando rápidamente. Los hombres pueden tener hasta cuatro mujeres, esto es algo raro en la actualidad y la mayoría tiene solo una. Esto se debe que para tener cuatro mujeres debe tener suficiente dinero para mantenerlas y hoy en día es difícil mantener una y mucho más mantener cuatro.

La tradición dice que un hombre puede divorciarse de su mujer declarando tres veces oralmente que tiene la intención de divorciarse (el repudio), pero la mujer no puede hacer lo mismo. Sin embargo, las reformas en algunos países han permitido desde hace poco que la mujer pueda divorciarse bajo ciertas circunstancias, por ejemplo si el marido se casa con una segunda mujer después de haberse comprometido en el contrato de matrimonio a tener una sola.

Muchas mujeres visten según la tradición islámica, cubriéndose todo el cuerpo incluyendo manos, cara y pelo. Actualmente se permiten mostrar el rostro y las manos, y algunas incluso visten un discreto estilo occidental, aunque conservan su vestimenta islámica para acudir a la Mezquita y para oraciones en casa.

Hoy muchas mujeres jóvenes trabajan, algunas ocupan altos cargos en el gobierno o tienen sus propias empresas. No existen restricciones para el acceso de la mujer a la vida laboral y profesional, salvo para desempeñar la función de Cadí (Juez).

Pero hace unos años esto no era así, la mujer musulmana se pasaba su vida en el aislamiento total del harem, en el que se ocupaban de cuestiones domésticas, de vigilar el trabajo de las criadas, de cuidar a los niños o de bordar. Su vida social estaba limitada a las reuniones de familia.

Lady Montague, mujer de un embajador inglés dice: “las ocupaciones principales de la mujer consisten en visitar a las vecinas, ir a los baños turcos, gastar con prodigalidad e inventar nuevos modelos de vestidos.”

Las mujeres usan distinto tipo de ropa para estar en su casa y para salir. Para salir utilizan un velo que les cubre la cara y además llevaban una especie de chalvolante llamado charchaf. Había una variante de esa vestimenta que era una combinación del feradje y del yachmak; el primero era una especie de manto de formas imprecisas y el segundo un velo que dejaba los ojos al descubierto.

Por otra parte les está prohibido a las damas musulmanas ir en coche o pasearse a pie por los barrios, así como entrar al gran bazar y sentarse en las tiendas. Se les prohíbe también reunirse en grupos públicamente, si la policía las ve es su deber invitar a las interesadas en dispersarse, se le dirá a la dama mayor de todas o a sus sirvientes, esto es a juicio del policía.

Otra regla es que los hombres que dirijan la palabra a una mujer o le hagan señas en la calle, serán castigados de acuerdo a determinados reglamentos ya establecidos.

Pero éstas disposiciones no fueron siempre aplicadas al pie de la letra, hubo una época llamada “de los tulipanes”, en la segunda mitad del siglo XVIII, en que la mujer tuvo cierta libertad, vestida con un feradje asistían a fiestas y espectáculos al aire libre.

Poco a poco se introdujo la vida en el Harem en Persia y Bizancio, pero en el siglo XV se dividió éste en una sección de mujeres o Harem y una de hombres o Selamlik, en poco tiempo se convirtió en una costumbre de la población en las casas particulares.

Hasta que finalizó la primera Guerra Mundial hombres y mujeres viajaban separados en los vehículos de transporte público. Entre 1918 y 1923 fueron varios los cambios que sufrió la situación de la mujer.

Primeramente el éxito profesional correspondía únicamente al hombre; sin embargo aquellas mujeres que no carecían de habilidad ni de inteligencia, llegaron a realizar numerosos intentos para abolir la discriminación e imponer sus derechos en la sociedad.

Desde el punto de vista familiar, la familia está sometida a la autoridad del padre. Éste posee numerosos derechos sobre la esposa. El tipo de familia más característico es la llamada familia extensa patriarcal (usra). Está compuesta por las familias monógamas constituidas por los hijos del mismo padre que viven bajo el mismo techo, todos juntos pueden sumar desde unos 20 a 50 miembros que permanecen unidos mientras viva el patriarca.

El matrimonio es endogámico, es decir se casan entre familiares. La mujer se casa muy pronto, apenas núbil, entre los 8 y 18 años, el varón entre los 14 y 18 años.

Primeramente se acuerda el casamiento entre los padres sin tener en cuenta a los jóvenes, por ello el repudio es tan generalizado. Es la madre del novio quien tiene que encontrar una esposa para su hijo; visita las familias y negocia el mahr (la dote) y el shart (los gastos de nupcias y el ajuar). No se permite el adulterio, y para las mujeres es difícil repudiar, ya que tiene que dar sus explicaciones de porqué, en cambio el hombre puede repudiar sin deshonrar a su familia.

En la época de la Ignorancia, la mujer Árabe sufrió una situación de desastrosa humillación. Fue considerada como simple objeto entre las demás propiedades del hombre.

El Corán se hace cargo de ésta situación:

“Pues cuando se anuncia a uno de ellos el nacimiento de una hembra, su rostro se oscurece y se sofoca, se oculta de la gente a causa de la desgracia que fue anunciada. ¿Cogerá la criatura a pesar del deshonor, o la ocultará en el polvo? ¡Cuan malo lo que juzgan!”

Esto representa lo que ocurre cuando nace una niña a su padre, primeramente se enrojece de humillación, pero luego debe decidir lo peor, quedársela o matarla. En la época de la Ignorancia para un padre lo más humillante era tener una niña, vemos aquí el poco valor que tenía en aquel entonces una mujer. A pesar de todo el Corán continúa igualándolos porque finalmente dice, ¡Cuan malo es lo que juzgan!; claramente hace referencia tanto a la mujer como al hombre, pues siempre que menciona a éste hace referencia a ella, por ejemplo “Los musulmanes y las musulmanas”.

La Dra. Muna Yaqún afirma que la mujer musulmana está aún muy lejos de poder ejercer su derecho y desarrollar el papel social y universal que le corresponde. Su arbitraria marginación limita su existencia, enturbia su quietud y la aparta de toda acción. Vemos así el problema del reconocimiento de la capacidad de la mujer de su participación y de su rechazo a una tutela ilimitada sobre ella, vienen a constituir los aspectos más destacados que preocupan su mente.

BIBLIOGRAFÍA:

– SEGARRA, MARTA. (1998): LAS MUJERES MAGREBÍES, EDIT. ICARIA & ANTRAZYT.
– MORGAN, ROBIN.(1984): ATLAS DE LA SITUACIÓN DE LA MUJER EN EL MUNDO

fuente:encuentra.com

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]