El papel del hombre en la familia

The Family Watch, 20 de febrero 2011.

20-02-2011

La Sección de Política Social y Desarrollo del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas ha presentado el 17 de febrero un nuevo documento sobre “El hombre en la familia y las políticas familiares en un mundo cambiante”. [El informe, que está en inglés, puede descargarse aquí.]

Los autores son expertos de distintos países convocados para este trabajo, que ha sido financiado por el Fondo Fiduciario de Actividades sobre la Familia de Naciones Unidas.
El primer capítulo del estudio se centra en un análisis global de la participación del hombre en el cuidado de los miembros necesitados de la familia, clave para la correcta construcción de la familia, el apoyo mutuo y su estabilidad. El segundo se centra en la paternidad y el rol social que cumple en los diferentes contextos culturales, con la interesante aportación del concepto de “paternidad social” para definir los contextos adversos en los que a veces el hombre tiene que ejercer la paternidad como consecuencia de la proliferación de rupturas familiares, porque los niños con los que convive no son sus hijos biológicos mientras quizá tiene hijos biológicos con los que no convive. También trata de la conciliación entre trabajo y familia desde el punto de vista del hombre, de las consecuencias negativas para la salud física y mental que tiene la ruptura familiar para el hombre y de los beneficios de la estabilidad.
A continuación, el Informe trata más directamente de los “padres vulnerables” y los “padres en contextos familiares vulnerables”. Trata de enumerar los entornos familiares problemáticos, en los que los hijos se ven separados de sus hijos por la separación o la privación de libertad, y avanza posibles soluciones para ayudarles a seguir cumpliendo con su tarea en esas circunstancias. En una segunda parte, analiza la situación de las familias en las que el padre abusa de los hijos o los descuida, con frecuencia por la incapacidad para hacer frente a la debilidad que se deriva del alcoholismo u otras formas de adicción, dejando a la madre sola en la atención de los hijos.
El siguiente capítulo se dedica al hombre en el contexto de la emigración por motivos laborales. Después de dejar constancia de que la emigración es un fenómeno que afecta a toda la familia, analiza los factores que la hacen cada vez más compleja y las diferencias entre la emigración masculina y femenina. Finalmente, se incluye una sección sobre el impacto que el VIH y el Sida han tenido en las familias de los afectados de distintos lugares.
El informe también inserta casi tres decenas de ejemplos de entidades de los cinco continentes que trabajan en proyectos relacionados con este tema, que sirven para dar una dimensión realista a los contenidos con los que se relacionan.
Aunque, como es lógico en un intento pionero, el Informe tiene algunas limitaciones y sus conclusiones no serán compartidas probablemente por todos, constituye un intento valiente y profundo de acometer la tarea de definir el papel del padre en la sociedad actual, tan alejado de quien se limita a aportar los medios económicos a la familia como del aquel cuya colaboración se mide exclusivamente por el grado de sustitución en las tareas del hogar. Como el propio texto indica, no podemos privar a los hijos de la figura de un padre al que tienen derecho y que necesitan para su adecuado desarrollo, y así como la igualdad no supone que la mujer imite en todo al hombre en el entorno laboral, tampoco significa que el hombre tenga que imitar en todo a la mujer en el entorno familiar. La verdadera igualdad exige la complementariedad de lo que cada uno puede aportar en ambos ámbitos, distinto pero igualmente necesario.

Fuente: www.thefamilywatch.org

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]