Relaciones familia-centro educativo

La coherencia entre la educación familiar y la educación colegial es una garantía de armonía en el desarrollo integral de los educandos. Una preocupación de las familias, que en estas fechas se acentúa, es el lograr plaza para sus hijos en un colegio cuyo ideario y proyecto educativo coincida con sus proyectos, principios y criterios.
Pues aún siendo la familia el ámbito natural de la educación, necesita que el centro educativo donde se forman sus hijos sea un apoyo que facilite la acción educativa en la misma dirección y sentido.

Debe ser el colegio el primer complemento educativo de la familia. Con el fin de lograr la mayor eficacia y concurrencia es necesario que los padres (padre y madre) estén en continuo contacto, al menos con el tutor/a de su hijo/a.

Dado el cúmulo de influencias negativas que reciben los educandos en esta sociedad moderna, en un ambiente sin referentes educativos, con una invitación continua potenciada por la información de los medios de comunicación, de la permisividad, de no desarrollar el esfuerzo, de no contemplar la autoridad personal y profesional de los profesores, de estar informados de todos sus derechos y no tener ningún deber, etc., es necesario que los dos ámbitos educativos fundamentales (familia y centro educativo) estén en permanente comunicación y colaboración para lograr unos resultados satisfactorios en los estudios y la mayor armonía posible en el desarrollo integral de cada educando.

Es indudable que la mejor inversión que los padres pueden hacer para sus hijos, siempre que les sea posible, es elegir un centro educativo en el que puedan establecer objetivos conjuntos con el equipo docente del colegio, con criterios comunes, ejerciendo cada uno en su área de actividad para lograr prestar las ayudas necesarias, en el momento oportuno y por la persona adecuada y evitando en todo momento las ayudas innecesarias, pues toda ayuda innecesaria limita a quien la recibe.

Dados los conflictos cada vez más frecuentes, por ingerencias de padres con profesores es necesario que cada educador ejerza con autonomía y responsabilidad su función y lograr los objetivos por vías de complementación. Los conflictos padres-profesores generan tal inseguridad en el alumno-hijo que sus consecuencias son imprevisibles. Siempre, pero hoy más que nunca, es necesaria una la interrelación familia-colegio que logre una acción educativa eficaz en cada hijo/a.

www.padresycolegios.com
Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]