Normalidad, orden, santidad y amor

criterio de normalidad se toma del orden de la realidad no del criterio estadístico.

Lo “normal” es lo que “debe” ser. La anormalidad es una ruptura del orden.

La anormalidad humana se da por tres razones: la voluntad, la alienación mental y la neurosis.

Sólo quien viva de manera auténtica y completa entrega a las tareas de la vida (naturales y sobrenaturales) podrá esta libre de la neurosis.

“Al margen de la neurosis no queda más que el santo”.

No se queda en la ausencia de neurosis en una vida santa o que tiende a la santidad. Afirma que la auténtica “salud del alma” sólo se encuentra en la santidad.

El fin contrario de la superioridad egocéntrica del neurótico es el “sentimiento de comunidad” (Adler).

Allers llama a la tendencia a la vida comunitaria “voluntad de comunidad” y ésta se cumple de manera plena en la comunidad sobrenatural de los santos, en la Iglesia, que realiza totalmente la tendencia a la universalidad por su intrínseca “catolicidad”.

Sólo la fuerza del amor lleva a trascender la soledad original en la que el hombre se encuentra y su egoísmo antinatural.

Sólo el amor de Dios es capaz de colmar el deseo de unión y completud a que aspira el corazón humano.

Fuente: Resumen hecho por la Asociación Católica de Psicología. Martín Echavarría. Rudolf Allers, psicólogo católico. Revista VE #57. Enero-Abril de 2004, Año 20. Lima, Perú. 152pp Comentarios Imprimir

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]