¿PARA QUÉ Y CÓMO ESTUDIAR?

Objetivo:

Dar a conocer el verdadero valor del estudio con una dimensión en la fe como compromiso social ante Dios y encontrar un método efectivo para estudiar.

¿Qué es el estudio? Tres objetivos del mismo quehacer.

Sócrates, filósofo griego, pasaba junto al templo en construcción. Se acercó a tres obreros que por igual labraban piedras.

¿Qué haces?, preguntó a cada uno de ellos por separado.

– Estoy labrando esta piedra, respondió el primero.
– Estoy haciendo algo que me gusta y además gano el pan de mis hijos, dijo el segundo.
– Estoy construyendo un templo, dijo con orgullo el tercero mostrando satisfecho la piedra que labraba.

Y tú, ¿para qué estudias?

Se hace una pequeña lluvia de ideas sobre lo que les dejó la historia.

El estudio verdadero es:

– El que se hace con concentración.
– El que exige toda tu atención sin dejar tiempo de acordarse del reloj ni de otras ocupaciones.
– El que provoca cansancio real y lleva, después de un tiempo, a la necesidad de descansar.
– El que produce resultados que se pueden apreciar.
– El que se hace en cierta soledad y tranquilidad.
– El que se prepara adecuadamente y se puede evaluar una vez terminado.
– El que se hace con decisión, con firmeza y con plena entrega.
– El que sólo se consigue cuando uno se ha decidido y entrenado para hacerlo.

¿Para qué estudiar?

Gracias al estudio:

– Crece tu capacidad de ciencia y sabiduría.
– Ejerces tu voluntad y la fortificas.
– Te capacitas como hombre más libre y dueño de tus decisiones.
– Ejerces tu derecho a la educación, al crecimiento como persona.
– Desarrollas tu ingenio, tu creatividad, tu iniciativa.
– Ordenas tu mente y clarificas tu pensamiento.
– Robusteces tu personalidad, tu disciplina, tu constancia, tu resistencia.
– Vives más tu vocación como Rey de la creación y como imagen viva de Dios.
– Te capacitas para descubrir con mayor claridad tu propia vocación al servicio.

Además por el estudio:

– Te preparas para desempeñar una profesión y cumplir positivamente una función en la sociedad.
– Te capacitas para que Dios mismo, a través de ti, ayude, sirva, promueva. Haga felices a muchas personas.
– Participas en la construcción de una sociedad libre y responsable.
– Colaboras en la lucha contra el dolor humano, contra las injusticias, y a favor de todo aquello que promueve la dignidad de la persona humana.
– En definitiva, serás más libre y colaborarás para que otros sean también más libres: porque el analfabetismo y la incultura, son grandes enemigos de la democracia, de la convivencia y de la libertad de una nación.

¿Cómo estudias tú?

Realicemos un auto-examen de nuestro desempeño escolar:

– ¿Cómo es tu rendimiento escolar? ¿Crees que tiene que ver con el tiempo que dedicas a estudiar?
– ¿Descuidas tus estudios por actividades sociales o familiares?
– ¿Te la pasas leyendo revistas, viendo TV, platicado, etc. cuando deberías estar estudiando?
– ¿Dejas para el último tus tareas o trabajos?
– ¿Crees que el sueño o el cansancio te impiden estudiar bien?
– ¿Acostumbras estudiar recostado en la cama o en un asiento cómodo?
– ¿Tienes un lugar específico para estudiar? ¿En éste hay distracciones?
– ¿Te interrumpen tus hermanitos u otras personas?
– ¿Estudias con la TV o la música prendida?
– ¿Mientras estudias estás pendiente de otras cosas al mismo tiempo?
– ¿Tienes incompletos tus apuntes, materiales o libros que utilizarás?

Responsabilidad social del estudio

Dios nos ha confiado este mundo, para que en su nombre lo administremos.

Leer Mt 25, 14-30

En esta parábola llamada de los talentos (Mt 25,14-30) Jesús nos insiste en la responsabilidad que tenemos frente a los bienes de este mundo y entre ellos, el estudio.

Canto: “Los Dones” o “Somos administradores”

¿Cómo mejorar mi aprovechamiento?

Existen muchos métodos de estudio que te permitirán mejorar tu desempeño académico, te sugerimos el método ROLILEPA por ser el más sencillo y en muchos de los casos efectivo.

Este método te permite:

– Aprender la información necesaria de cada materia.
– Evitar que olvides lo aprendido.
– Aumenta la capacidad de concentración en todo lo que haces.
– Permite organizar tu trabajo en forma eficiente.

PASO 1 (R) – REVISIÓN

a) Del propósito que tienes: resolver un ejercicio, hacer una tarea, preparar un examen.
b) Del material que necesitas. Prevéelo y consíguelo.
c) De lo que vas a estudiar. Revisa todo el conjunto.

PASO 2 (O) – ORGANIZACIÓN

Basado en lo anterior, divide tu lectura en partes pequeñas: 1, 2 ó 3 páginas o párrafos.

PASO 3 (L) – LECTURA COMPLETA

Da una lectura rápida a todo el tema para enterarte del contenido total.

PASO 4 (I) – INTERÉS PERSONAL

Durante la lectura anterior procura convertir en preguntas las partes más importantes. Piensa y reflexiona lo que lees.

PASO 5 (L) – LECTURA DETALLADA

Lee detenidamente desde el principio, respondiendo a preguntas que tú te haces.

PASO 6 (E) – EXPRESA

Sigue cualquiera (o todos) de los siguientes ejercicios:
– Elabora por escrito las preguntas y actividades que se te solicitan o que te parecen importantes.
– Haz resúmenes.
– Di lo que aprendiste con tus propias palabras.

PASO 7 (P) – PREGUNTA

Repite preguntas y responde con lo que sabes para que compruebes el dominio que tienes del tema hasta el momento.

PASO 8 (A) – APRENDE

Repite una y varias veces lo que has aprendido. Hazlo de nuevo horas más tarde.

Importante: No esperes llegar a dominar el sistema ROLILEPA en poco tiempo. Es necesario que practiques mucho, con constancia y esfuerzo. Ánimo.

Oración final: María guardaba todo en su corazón.

María, Madre nuestra:
Tú que escuchaste y guardaste todo en tu corazón.
Tú que estudiaste y aprendiste con esmero la palabra de Dios.
Tú sabes que muchas veces en nuestra vida hemos sentido la exigencia de Dios: unas veces en grandes cosas, otras en pequeños detalles. Te pedimos que nos ayudes a tener siempre como tú, un SÍ grande y generoso preparado para Dios.

Sí al estudio, Sí al esfuerzo y a la constancia.
Sí al compromiso a superarnos siempre.
Madre, enséñanos a decir SÍ con valentía.

Dame Señor, Agudeza para entender. Capacidad para retener. Método y facultad para aprender. Sutileza para interpretar. Gracia y abundancia para hablar.

Dame Señor, Acierto al empezar. Dirección al progresar. Y perfección al acabar.
AMÉN.

————–
Fuente:
Pastoral Juvenil Coyuca.
http://pjcweb.org

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]