Familia: respuesta a problemáticas sociales

 

Te levantas una mañana, lees los titulares de los periódicos en los que se publica la barbarie

en la que vive nuestra sociedad: asesinatos, secuestros, robos, conflictos políticos. Hablas con

tus amigos y conocidos. Cada uno comenta sus propias preocupaciones acerca del tema.

Incluso llegas a cuestionarte si habrá alguna solución a dichos problemas.

Tienes la esperanza de que los gobernantes pongan cartas en el asunto y cambie dicha

situación. Miras la realidad en la que vives y surge la pregunta: ¿Puedo hacer algo para

cambiar la situación de mi sociedad? Te esfuerzas en la vida diaria por hacer el bien a tu

alrededor. Reconoces que cuentas con cualidades especiales en tu ser: sensibilidad, apertura,

empatía y alegría.

Formar familias sólidas es una urgencia hoy por hoy, aquéllas en las que la comunicación sea

la característica fundamental. En donde se vivan los valores de la honestidad, el respeto, la

generosidad, el amor, la comprensión, el esfuerzo, el sentido de equipo, la fe, la gratitud, la

paciencia, entre otros valores.

Hablar de familia nos lleva a pensar en el tema de matrimonio porque ella nace de ese vínculo.

Por eso, la vivencia de dichos valores en la pareja resulta indispensable para la formación de

una familia sólida. El gran reto resulta llevarlos a la práctica en el diario vivir: ante las

diferencias en formas de pensar entre hombre y mujer, la rutina en la relación, las presiones

laborales, carencias económicas, la enfermedad en algún miembro de la familia. Toda pareja

tiene momentos de crisis. La clave es permanecer unidos, en diálogo y apertura. La psicóloga

Claudia Tarasco menciona la importancia de recordar en los momentos de dificultad cuáles

fueron las razones por las que se eligió a esa pareja, ya que en ocasiones es más común mirar

los defectos que las cualidades. Asimismo, menciona que la solución a las dificultades en las

relaciones de pareja no depende del seguimiento de una serie de pasos como en las recetas

de cocina, sino que cada situación particular tiene una solución particular. Ante esto, la ayuda

de profesionales en consejería matrimonial puede ser muy útil.

Cuánto se necesita de seres humanos íntegros: profesionistas responsables y honestos, gente

trabajadora, estudiantes esforzados que en el futuro se desempeñen en cualquier rubro de la

actividad económica y social de manera ejemplar. Que importante es tener criterios claros,

transmitirlos sólida, nítidamente a los hijos para que a pesar de los vientos y presiones del

medio ambiente elijan siempre una vida recta, conforme a criterios morales. La sociedad

necesita de seres humanos con calidad humana que enriquezcan al mundo. En las aulas se

proporciona una parte de la formación, pero es en el hogar donde se aprende la educación más

importante y se recibe mediante el ejemplo de los padres.

Si aún no eres madre, posiblemente lo serás y entonces tendrás en tus manos la posibilidad de

educar a seres humanos íntegros, honestos, de una pieza. Pero, lograrlo significa que en

principio seas tú mujer de una sola pieza, sincera contigo misma y con los demás, una mujer

coherente.

(Por: María del Rocio Rivera Ramírez, Colaboradora de Mujer Nueva, 2008-09-18)

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]