Enseñanzas de nuestra religión

Una parte de nuestra esencia como ser humano es el espíritu y de nuestra existencia lo es la vida espiritual. Como seres espirituales que somos nos relacionamos con el Ser creador que es padre de todos. La religión católica es la que nos ha tocado geográficamente y ha orientado tanto la vida individual como la comunitaria, la privada y la pública en los últimos dos mil años y podemos afirmar que ha ido muy bien, por lo que parece sensato que continuemos por el mismo camino. Se cambia lo que no funciona, lo que ha tenido éxito se mantiene y esto es rentable y evidente.

Mapa de religiones

Podemos hacer un mapa de religiones según la zona en la que nazca una persona y tendremos musulmanes, judíos, cristianos ortodoxos o protestantes, o budistas o hinduistas o anglicanos y un largo etcétera, todas ellas respetadas mientras ayuden a mejorar la raza humana y la naturaleza. Los problemas surgen muchas veces de las erróneas y sesgadas interpretaciones que hacemos de sus mensajes.

En una escuela de padres como la de Iglesia en camino es necesario tener en cuenta que nuestra religión católica se define desde muchos aspectos, de los que podemos subrayar algunos que serían aconsejables tener más presentes en nuestras vidas y en la vida pública española para estar mejor. Es una religión de compromiso con los demás, sobre todo con los que menos tienen y son, y así Dios anima y premia al que da de comer al hambriento y de beber al sediento, al que acoge al extranjero, viste al desnudo, visita al preso y cuida al enfermo, ya que si amarle a Él es importante también lo es hacerlo con el que tenemos al lado.

Nos invita a confiar en el presente, basándose en que si los pájaros no se agobian con lo que van a comer, ni los lirios cómo van a vestir, por qué nosotros nos vamos a angustiar y lo demuestra dando de comer a una muchedumbre que cree en Él. Es una religión que escucha e invita a reflexionar antes que a valorar y juzgar la conducta de los demás y por eso debemos fijarnos en la viga que tenemos delante de nuestros ojos y después en la mota que tiene el ojo del vecino. Esa misma actitud es la que lleva a perdonar a la persona que iba a ser lapidada por el pueblo, porque todos entendieron que nadie es juez de nadie ni está libre de fallos e incoherencias.

Respeto a todos

La vida y el respeto a todos es uno de los ejes fundamentales de su mensaje, no dando la potestad a nadie para definir qué vidas sí pueden vivirse y cuáles no y negando la posibilidad de matar a alguien ya sea por tiempo embrionario, creencias, raza, sexo o comportamientos, aunque una ley injusta lo sustente. Además, nos anima a luchar por un mundo mejor, en el que todos tengamos nuestro propio lugar, en el que podamos llegar a la plenitud si somos más coherentes con nuestras creencias y si nos centramos en ayudar a las personas y no en robar o criticar.

Es el mismo Dios el que desea hacer todo esto en compañía de los hombres y les manda ir por todo el mundo pregonando la buena noticia, pudo haber sido de otra manera pero quiso que fuera mediante la Iglesia, de la que somos parte y a la que podemos ayudar a mejorar. Esta Iglesia tiene la obligación moral de seguir anunciando esta misión de liberación aunque las condiciones ambientales no lo favorezcan y la historia nos demostrará una vez más que las personas pasan y ella permanece.

José María Fernández Chavero
Psicólogo clínico
chavero@correo.cop.es

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]