Cuando llega el primer hijo (I)

 Las personas que pasan de la relación de pareja a la paternidad coinciden que, cuando los hijos vienen, todo cambia. Esto hace poquito pude comprobarlo de cerca, pues una amiga tuvo su primer hijo “Pablo”. Su marido Alberto, nos comentaba cómo sus valores habían cambiado, siendo ahora lo primordial en su vida su mujer y su hijo. “Vivo para ellos, hasta los hecho de menos cuando no estoy a su lado”. Por su parte a mi amiga Pilar se la veía también radiante y feliz, comentaba que todo es más fácil de lo que parece, “la maternidad es algo instintivo, te sale sola”.

Este momento, como vemos, cambia la vida de la pareja. Antes vivían para ellos y ahora viven para un tercero. Es una nueva forma de estar juntos, ya que estar junto a los hijos no es estar separados sino es estar juntos de otra forma. Como vemos la paternidad parece poseer un poder extraordinario para hacer que los padres crezcan, para unirlos como pareja y desarrollar la relación. Siendo así el hijo representará siempre el vínculo entre sus padres.

Cambios

Sin embargo no obviemos que la llegada de una nueva figura en la familia, va a implicar una serie de cambios a los cuales los cónyuges tienen que adaptarse y acomodarse previamente. Algo esencial que tiene que comprender la pareja a la hora de plantearse tener un hijo es que la paternidad y la maternidad, son opciones libres propias de un amor confirmado (en la gran mayoría de las ocasiones); “todos podemos escoger si queremos ser padres”, sin embargo no escogemos ser hijos.

Los cambios que se producen pues en la familia, van a influir propiamente sobre su estructura, de ser dos (pareja) pasan a tres (trío) y a su vez un cambio cualitativo importante: pasar de pareja a padres. Así nos lo comenta Paulino Castells: “Se producen dos nacimientos en la familia. El ser que acaba de nacer necesita que la pareja conyugal le haga un sitio, y a la vez hay que encontrar un nuevo lugar para la pareja parental que también acaba de nacer”.

¿Cómo influye en la pareja?

Pues bien ¿Cómo influye en la pareja el nacimiento del primer hijo?

Desde que la mujer confirma que esta embarazada, ya todo entre la pareja va a ir cambiando, sin embargo ésta va a contar con un tiempo de espera natural, para recibir a su bebé. Este tiempo de espera va a ser el idóneo para que ambos puedan valerse de él y asumir interiormente el significado de “ser padres” y cómo influirá sobre su relación de pareja. Es esencial el aprovechamiento de este tiempo ya que dejarlo pasar, dejarlo en manos de terceros o propiamente al azar significaría que las bases para la nueva familia no quedarían fijadas sólidamente. Sí es significativo que los padres preparan lo más material para la llegada de su primer hijo: una habitación, la ropa, que nombre le pondrán, etc. Cuánto más necesario es que la propia pareja se prepare para ello dialogando y acompañándose mutuamente desde el embarazo al parto, la visitas al ginecólogo, las clases de preparación al parto, etc. Es comprensible que sean ambos los que se impliquen, ya que se trata de una nueva familia que están fundando.

María del Carmen González Rivas
Psicóloga
Centro de Atención psicológica y familiar Vínculos

http://vinculos-psicologiayfamilia.blogspot.com/

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]