¿Cómo podemos compartir responsabilidades la família y la escuela?

  

Vuestros hijos, nuestros alumnos, reparten su jornada entre la casa y la escuela. Padres y maestros somos los más directos responsables de su educación y formación. Sin embargo, ¿qué aspectos tienen que ser tratados desde la escuela y cuáles desde la familia? ¿Qué responsabilidades atañen a cada cual? En los últimos años parece haber una tendencia a cargarlo todo sobre la escuela y el colectivo de maestros empieza a quejarse de ello.

Respuesta del experto/a Anna Pujol Vallvé Edad: …

Valoración:

En primer lugar, y antes de repartir responsabilidades, hace falta señalar que entre la familia y la escuela debe existir una relación basada sobre todo en la confianza y la colaboración mutuas. Tanto los maestros como los padres perseguimos los mismos objetivos: la educación y el bienestar integral de los niños. Esto implica hablar, dialogar, ponernos de acuerdo. Tener una actitud de querer trabajar conjuntamente.

Uno de los primeros aspectos en los cuales nos debemos poner de acuerdo es tomar conciencia de que el niño o niña necesita unos límites, unas normas para distinguir lo que está bien de lo que está mal. Y que estas normas se las tenemos que imponer nosotros, padres y maestros. Hemos de ejercer la autoridad que nos atañe, siendo a la vez próximos y afectuosos. Es muy importante que el niño vea una coherencia entre los topes que se ponen en casa y los que se ponen en la escuela.

Es necesario hacer un esfuerzo y buscar la manera de tener tiempo para estar con los hijos. Que sepan que estamos a su lado y que pueden contar con nosotros. Quizás estaría bien disponer de un rato fijo, cada día, simplemente para hablar con el hijo, sin las prisas de la cena, de la ducha… De esta manera sentirá que puede confiar en el padre y la madre y después le será más fácil hablar de lo que le preocupa, o de lo que le hace feliz.

Cuando nuestro hijo o hija entra en la etapa adolescente, todo se hace también más difícil. Empieza a plantearse aspectos sobre su sexualidad, se muestra más rebelde, choca constantemente con las personas que son autoritarias con él, es decir, con nosotros, los padres y los maestros. Todo su mundo se cuestiona y experimenta una gran inseguridad. Ante esta inseguridad, nosotros nos tenemos que mostrar firmes y seguros. En este momento necesitará de forma especial la coherencia anteriormente mencionada entre las personas adultas que son un referente para él. Y si, como padres, tenemos dudas, consultemos con los profesionales de la educación. Estamos para ayudarnos, no para luchar ni perder el tiempo con reproches.

Familia y escuela, padres y maestros, trabajamos juntos para ayudar a nuestros hijos, a nuestros alumnos, a ser personas responsables, con capacidad crítica, autónomos, solidarios, con valores humanos, ¡felices! Ellos son las generaciones futuras.

 www.familiaforum.net

Deja tu comentario

0 comentarios.

Deja tu comentario


[ Ctrl + Enter ]